La moneda ladrona

Referencial

El salto espectacular del dólar paralelo (el famoso “dólar today” o “dólar Cúcuta”) ha significado en pocos días un poderoso impacto en los ya imparables niveles de inflación que padece el país. Es infantil el argumento, según el cual todo obedecería al ataque mediático de una página web, que respondería a su vez a una conspiración internacional contra el gobierno. Sin embargo, es cierto que en un escenario de control de precios y escasez de divisas los famosos “ataques cibernéticos” estimulan la desconfianza y el nerviosismo.

Sin duda, como lo reconocen especialistas del gobierno y de la oposición ello también es la expresión terminal del fracaso del “rentismo petrolero”, un modelo sobre cuyos riesgos advirtieron en su momento Alberto Adriani, Arturo Uslar Pietri, Rómulo Betancourt, Juan Pablo Pérez Alfonzo y Manuel Egaña entre otros. La dependencia cada vez mayor del ingreso fiscal por la vía de la exportación del petróleo y la sobrevaluación del bolívar definieron entonces el rumbo de la economía venezolana tanto en dictadura como en democracia.

El proceso chavista extremó esta distorsión mediante el uso del ingreso del Estado para apuntalar misiones sociales, que si bien atienden reclamos de los sectores más necesitados de la población, están sujetos a los caprichos del mercado energético que en los últimos años ha resultado adverso en materia de precios. Al mismo tiempo, el esquema refuerza los controles en el otorgamiento de divisas y en los precios castigando de esta manera al sector productivo que en el pasado era estimulado mediante crédito, exenciones y otros estímulos a la producción y la productividad nacional.  

A propósito de la reciente explosión del dólar reencontramos el ensayo “La Moneda Ladrona (La devaluación en el banquillo)” de Domingo Alberto Rangel escrito en 1964 sobre la devaluación anunciada por el gobierno de Rómulo Betancourt. Rangel tuvo el merito, a raíz de la caída de Pérez Jiménez, de popularizar y convertir en digerible para el gran público el tema económico en las páginas del diario “La Esfera”. En este análisis de ciento treinta y nueve páginas y escrito prisionero en El Cuartel San Carlos (fue fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR), el investigador hace un conjunto de reflexiones y premoniciones que cincuenta y dos años después cobran una dolorosa vigencia. En su prosa fluvial DAR concluía: “la moneda ladrona; estamos frente a ella; sus dedos nos han arrebatado riquezas; su codicia ha castigado al pobre; sus uñas aplastan al hombre de trabajo y exaltan al especulador, y su índice apunta hacia el soldado de la economía convirtiéndolo en victima mientras se olvida al holgazán”.