La ira de México

“Camino de Guanajuato la vida no vale nada”, dice la letra de una vieja ranchera. Y es que la historia mexicana ha estado marcada por memorables episodios de violencia. No por azar la “Revolución de 1910” se considera incluso un antecedente válido de la famosa “Revolución Bolchevique” de 1917 en Rusia. 

Ahora mismo la lucha entre los carteles de la droga, la vendetta entre poderosos terratenientes y las andanzas de “delincuentes cinematográficos” como el “Chapo” Guzmán, ocupan espacios destacados en la prensa mundial. 

Recientemente el caso de los 43 estudiantes asesinados en septiembre del 2014 en Ayotzinapa, ha tenido el alcance de una grave crisis política. En este contexto, acaba de aparecer el libro “La ira de México” que contiene reflexiones de siete escritores y periodistas con prologo de Elena Poniatowska y que actualiza el drama de la violencia azteca, los cambios que ella ha sufrido con el tiempo y sus implicaciones políticas.

Los invitados no se limitan a la crónica, la referencia histórica o las exploraciones sociológicas del fenómeno, sino que actúan como reporteros acuciosos y exigentes sobre los escenarios sacudidos por el crimen, el secuestro y la “dictadura de la droga”. Lyadia Cacho, Sergio González Rodríguez, Anabel Hernández, Diego Enrique Osorno, Emiliano Ruiz Parra, Marcela Turati y Juan Villoro se desdoblan en testigos directos de los hechos. Visitan barrios, recorren poblaciones remotas, hablan con familiares de las victimas y ofrecen una visión escalofriante y conmovedora de la realidad.

Al final queda en claro que México, Centroamérica y podría decirse que buena parte del continente enfrenta una nueva violencia, en la cual la muerte es un simple detalle y que opera con el estímulo de poderosos factores políticos, económicos, mediáticos y la indefensión de una ciudadanía domesticada por el abuso y una criminalidad que se traduce a cien mil mexicanos muertos, setenta mil desaparecidos y veinte mil niños y niñas secuestrado por poderosos e imbatibles carteles. Se trata de un testimonio útil e indispensable para penetrar en la esencia de las noticias que de manera copiosa suelen reproducir los medios de comunicación nacionales y del exterior. En una conmovedora frase el reconocido novelista Juan Villoro deja su impresión: “En México la familia es un lujo”.