La gonorrea es cada vez más resistente a los antibióticos

Según la Organización Mundial de la salud (OMS), advirtió que la gonorrea, enfermedad de transmisión sexual, es cada vez más difícil, "incluso a veces imposible", de tratar con antibióticos, pues, se ha hecho resistente ante estos medicamentos. 

78 millones de personas contraen cada año esa enfermedad, según el organismo.

"La bacteria responsable de la gonorrea es especialmente inteligente. Cada vez que utilizamos un nuevo tipo de antibiótico para tratar la infección, la bacteria evoluciona para resistir a ellos", explica la doctora Teodora Wi en un comunicado de la OMS, destacando la necesidad de desarrollar "nuevos medicamentos".

El organismo expresó en el escrito que al menos 78 millones de personas contraen esta enfermedad cada año. Igualmente, advierte que la gonorrea presenta una resistencia extendida a los antibióticos más antiguos, que son, además, los menos costosos. 

La organización también expresó que el poco uso de preservativos al momento de tener intimidad, las débiles tasas de detección de la infección, así como el tratamiento inadecuado, contribuyen al aumento de los casos. 

De los afectados cada año, 35,2 millones viven en la región Pacífico occidental de la OMS (Australia, islas del Pacífico, China, Japón...), 11,4 en la región de Asia del sureste, 11,4 en África, 11 en las Américas, 4,7 en Europa y 4,5 en el Mediterráneo oriental.

Solamente tres nuevos medicamentos están actualmente bajo estudio.

"A más largo plazo, nos hará falta una vacuna para prevenir la gonorrea", aseguró el doctor Marc Sprenger, director del departamento de Resistencia a los Antimicrobianos de la OMS.

Sobre la infección 

La gonorrea es una infección que puede afectar los órganos genitales, el recto y la garganta. Se transmite durante las relaciones sexuales sin protección por vía oral, anal y vaginal.

"Las complicaciones afectan mucho más a las mujeres, que se exponen en particular a un riesgo de enfermedad inflamatoria pelviana, a un embarazo extrauterino, esterilidad, así como un riesgo acrecentado de infección del VIH", destacó la OMS.