La elefanta Ruperta desnudó la situación de los zoológicos de Venezuela

Fotografía publicada por @inparquesgob este domingo 26.03.2017

La crítica situación de la elefanta africana Ruperta, desnudó la crítica situación de algunos zoológicos en Venezuela. Las condiciones mínimas para su correcto funcionamiento, están muy por debajo de los estándares internacionales.

Los zoológicos existen para colaborar directamente con la conservación de los animales silvestres, la educación ambiental, la investigación aplicada y la recreación de las poblaciones humanas.

Alrededor de cuatro millones de personas visitan los zoológicos venezolanos cada año, donde pueden observarse desde monos, felinos, tucanes, cocodrilos, perezas, serpientes, cotorras y guacamayas, entre otros.

Un elemento clave en la gestión de un zoológico, es el equipo humano interdisciplinario que garantiza el desarrollo de sus principales actividades. Por ello, deben ser manejados por expertos, con la debida preparación para garantizar las condiciones físicas, mentales y sanitarias de los animales.

Otro aspecto importante en los zoológicos, es que deben contar con instalaciones, infraestructura y equipos adecuados para la manipulación y exhibición de los animales, asegurando que las mismas se adecúen a la biología de cada especie, evitando los confinamientos indebidos, y procurando el mayor enriquecimiento ambiental de las exhibiciones, a fin de replicar, lo más posible, las condiciones de sus ambientes originales.

La alimentación de los animales también es clave en un zoológico, para lo cual es imprescindible conocer y atender sus necesidades, suministrando una dieta equilibrada, adecuada a la edad, condición del animal y a la época del año. Asimismo, es importante complementar su ingesta con las vitaminas y minerales que sean necesarios, para lo cual, es fundamental que un veterinario calificado, y con experiencia, evalúe periódicamente a los animales y vele por su buen estado.

De igual forma, es vital que los zoológicos cuenten con recintos de cuarentena, así como para el almacenamiento y preparación de los alimentos, con la debida higiene para asegurar la salud de los animales.

Desde el punto de vista educativo, los zoológicos también deben contar con programas dirigidos a sensibilizar, informar y formar a los visitantes. El propósito es que el público aprenda y valore la biodiversidad animal, en especial la del país donde se encuentre.

La función recreativa de los zoológicos debe atenderse con centros de visitantes debidamente equipados, así como con caminerías, señalizaciones y demás servicios para garantizar una buena experiencia.

Finalmente, la investigación debe ser conducida por profesionales capacitados, que desarrollen y sustenten los programas técnicos y científicos de reproducción, intercambio y/o reintroducción a que hubiera lugar.

La crítica situación de Ruperta desnudó el estado de algunos zoológicos en Venezuela, convertidos hoy en día en deprimentes parques con Jaulas.

Ojalá hayamos aprendido la lección, y esta situación, no vuelva a ocurrir.