Reunir información es clave en tratamiento de los tumores óseos

Gracias a la fragmentación de la traumatología y la ortopedia en subespecialidades, se ha podido lograr grandes avances en el diagnóstico y tratamiento de los diversos padecimientos y lesiones que afectan al sistema musculoesquelético.

El Dr. Pedro Ignacio Carvallo, jefe del servicio de Tumores Óseos del Hospital oncológico Padre Machado, dio diferentes recomendaciones sobre este tema de salud y resaltó la importancia que tiene el hecho de reunir información para lograr un tratamiento a tiempo de esta enfermedad.

Según el estudio Generalidades de tumores óseos, escrito por el Dr. Raymundo González Quintanilla, en el caso de las lesiones tumorales o tumores óseos, es necesario reunir la información de todos los factores clínicos para llegar a un diagnóstico de presunción, realizar los estudios de imagen complementarios de acuerdo con lo que se sospecha y confirmar con una biopsia si es necesario. 

Una vez que se cuenta con un diagnóstico de precisión, entonces se procede a aplicar el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Existen dos tipos de tumores que pueden afectar al tejido óseo, los que se originan del hueso, conocidos como tumores primarios y los que se originan en otros tejidos y afectan al hueso. 

La historia clínica, es el punto más importante y debe comenzar por recabar datos epidemiológicos centrales como son: edad, sexo, localización de la neoplasia y lado afectado, así mismo, se deben investigar otros aspectos como son antecedentes heredofamiliares, tiempo de evolución y cambios en tejidos vecinos, medicamentos administrados. 

De no presentarse síntomas específicos, sólo puede haber síntomas generales como astenia (debilidad o fatiga general), adinamia (ausencia total de fuerza física) y pérdida de peso que pueden ser indicativos de un proceso maligno, por lo que es fundamental investigar cuidadosamente cada caso.