Grandes duelos promete el clásico del Real Madrid y el Barcelona

Entrenamiento
Entrenamiento - EFE

Del ataque a la defensa pasando por el centro del campo, el Clásico Real Madrid-Barcelona promete duelos de altos vuelos en todas sus líneas en el estadio Santiago Bernabéu el sábado, en lo que será una cumbre del fútbol mundial.

Todos los ojos están puestos en las delanteras, esperando ver a los dos tríos ofensivos más letales de España enfrentándose en la tarde del sábado.

Sobre el papel, la "BBC" madridista (Bale-Benzema-Cristiano Ronaldo (22 goles esta temporada) y la "MSN" barcelonista (Messi-Suárez-Neymar, 32 goles) estarán operativas para el encuentro.

No obstante, la rodilla izquierda de Leo Messi y el muslo izquierdo de Karim Benzema siguen proyectando cierta duda. Según su técnico Luis Enrique, Messi está recuperado tras siete semanas de ausencia y el francés lleva un mes sin jugar y podría también tener la cabeza en otro lado, tras su imputación a principios de noviembre en un caso de supuesto chantaje con un vídeo sexual a su compañero de selección Mathieu Valbuena.

Como consecuencia, todas la atención se centrará en Neymar, el actual mejor goleador de la Liga (11 goles), y su compañero Luis Suárez (9 goles). Ambos han cubierto perfectamente la ausencia de Messi con diez goles cada uno en nueve partidos contando todas las competiciones.

Por el lado madridista, Cristiano Ronaldo (8 goles en Liga) buscará disipar las dudas que envuelven su futuro en el Real Madrid y su irregular comienzo de temporada, mientras que Gareth Bale, recuperado de una lesión, debe convertirse en el jugador decisivo que el Real Madrid espera desde su astronómico fichaje en el verano de 2013 (al menos 91 millones de euros).

Busquets-Modric, lucha por el centro

Se habla poco de ellos, pero son indispensables: el centinela blaugrana Sergio Busquets y el organizador merengue Luka Modric deberían librar un bonito combate en la medular del Bernabéu.

Desde el inicio de la temporada, Busquets brilla en el centro del campo catalán por su posicionamiento, su vista y sus pases. "Es un jugador único. De los más completos que hay. Para mí el mejor mediocampista del mundo", dijo su técnico, Luis Enrique.

Por su parte, Modric sigue siendo el infatigable director madrileño por su capacidad para orientar el juego y superar las líneas enemigas con el balón pegado al pie. El croata ha sufrido algunos contratiempos físicos estas últimas semanas, pero estará disponible para el clásico.

En la defensa, dos aliados en la Roja, Sergio Ramos y Gerard Piqué, serán enemigos sobre el césped del Santiago Bernabéu.

Ramos es un guerrero, a veces incluso, en perjuicio de su propia salud. Tras sufrir una luxación en el hombro a mediados de septiembre, el capitán y central madridista ha jugado infiltrado estas últimas semanas.

Incluso marcó con una espléndida chilena en la derrota ante el Sevilla (3-2) el 8 de noviembre, volviendo a lesionarse el hombro. Su técnico Rafael Benítez confirmó este viernes su presencia en el campo el sábado.

Para el defensa barcelonista Gerard Piqué el reto es otro: aguantar la probable bronca que acompañará cada uno de sus toques en el Bernabéu. Bromas e indirectas, Piqué no ha dejado de arremeter contra el Real Madrid desde la temporada pasada y sus orejas podrían silbarle el sábado.

Fuente: AFP