¿Gobernar es hacer?

El Gobernador del Estado Zulia, el Comandante Francisco Arias Cárdenas, ha asumido un slogan como parte de su gestión de Gobierno: Gobernar es hacer. En apariencia, nadie pudiera manifestar estar en desacuerdo. De hecho, se trata de entender como la Sociedad política se organiza en términos colectivos. Es celebre y conocida la máxima que Platón establece en La República, en donde identifica un “modelo ideal”, surgido de la conjunción de tres tipos de hombres: los gobernantes-filósofos, los guerreros y los que se dedican a los trabajos productivos. El problema consiste, en que este “modelo ideal” ha sido una utopía irrealizable hasta ahora. La razón, la provee el propio Platón al decir “una sola es la forma de virtud, mientras infinitas son las del vicio”.

Se trata de entender aquellos elementos, que en la teoría política clásica europea-occidental, pueden marcar la interrupción de los esfuerzos para construir ese “modelo ideal” de República. Uno de los elementos esenciales que atenta contra este esfuerzo ético, lo constituye la corrupción, surgida de la discordia, que es la base del desmembramiento social, de la escisión en partes antagónicas y su situación final: la anarquía, que es el fin del Estado. ¿Cómo se relacionan estas observaciones teóricas fundamentales de la Ciencia Política con el eslogan del Gobernador Arias Cárdenas? La respuesta es múltiple. Sí aceptamos que es cierto, que Gobernar es hacer, cabe la pregunta ¿qué tipo de hacer? ¿Cuál es la base paradigmática de ese hacer? ¿Debe aceptarse el hacer como acto simple?. El hacer, tiene una relación con el tipo de Gobierno que se quiere constituir. Hacer por hacer, repetir por repetir, no significa la alteración de las condiciones de explotación o sumisión característicos del capitalismo rentístico.

El propio Gobernador Arias Cárdenas, ha manifestado militar en el socialismo bolivariano. Lo señala en no pocas intervenciones públicas, pero tal como se sabe en la filosofía política existe lo que mi buen amigo y maestro, el filósofo argentino-mexicano Enrique Dussel denomina “principio de coherencia” entendido como aquel “que obliga (normativamente con fuerza de “deber”) al sujeto ético, situado y concreto, a aplicar (subsumir o justificar), de manera semejante por analogía de proporcionalidad, los mismos principios prácticos y los mismos criterios universales en cada “campo”, en referencia sistémica, institucional, y en los que las acciones de los que participan y cumplen funciones específicas”. Es decir, que exista acción o praxis concreta entre lo que se postula y se ejecuta. De lo contrario existiría incoherencia. En mi criterio, y es una propuesta para el debate al cuál invito al Gobernador y su equipo político de Gobierno, hay incoherencia en el uso del eslogan “Gobernar es hacer”.

¿Por qué señaló que el Gobernador incumple con el Principio de Coherencia de Dussel? Partamos del hecho de las afirmaciones del propio Comandante del 4F, Francisco Arias Cárdenas, identificándose con el socialismo como modelo político. Uno de los elementos claves de esa identificación es contribuir (denunciar, enfrentar) la existencia de las desigualdades, característica propia de las lógicas liberales y de la economía de mercado. Este principio esencial, es supinamente ignorado a poca distancia de la sede del Gobierno Regional. Basta pasearse por el centro de la ciudad de Maracaibo (Las Pulgas) para observar con total impunidad la venta de todos los productos esenciales para la familia venezolana: pañales, leche, azúcar, toallas sanitarias, desodorantes, harina de trigo, harina pan, medicinas. No hay un “hacer” efectivo de la acción del gobernante, en este caso Arias Cárdenas. ¿Por qué no se actúa contra los grupos explotadores que comercializan indiscriminadamente? ¿Por qué el ciudadano Gobernador no recorre Las Pulgas, con efectivos y termina con este acto de discordia, surgida de la práxis corrupta del acaparamiento, la reventa y la especulación. ¿Dónde está la Autorictas del Gobernador, para dictar instrucciones a su Secretario de Seguridad y realicen operativos de decomiso y desmontaje de las mafias ligadas al paramilitarismo y a la derecha que busca desestabilizar este proyecto bolivariano? ¿Acaso la inacción no es una praxis de complicidad? ¿Gobernar es “dejar hacer acaso”? ¿Estamos ante un nuevo Laisser Faire, laisser passer (dejar hacer, dejar pasar)?

¿Gobernar es Hacer? Gobernar es declarar formular un Plan Socialista, adecuado al Plan de la Patria pero con asesoría de un ente neoliberal. De los mejores de la región sin duda, pero epistemológicamente alejado de las tesis de una planificación cuyo objetivo es la construcción del Socialismo. ¿Gobernar es Hacer? Hacer y decir que se reforestarán los márgenes de los ríos cachiri y Socuy, principales proveedores de agua dulce para Maracaibo, pero el Director de Ambiente (el anterior y el actual) no cumplen con ese objetivo. ¿Es un hacer en el ámbito del socialismo? Sin duda que no. Por eso, se puede hacer, en términos de Gobierno, pero debe discutirse si es un hacer de Buen Gobierno, que favorece a las mayorías.

¿Gobernar es hacer? Hacer y reactivar una ruta de navegación fluvial en toda la Cuenca del Lago de Maracaibo, que pretende articularse con un Puerto de Aguas profundas, pues es la “solución a la salinización”, pero que detrás está la reactivación de la explotación del carbón, y con ello la fragante violación del Objetivo Cinco del Plan de la Patria, sin contar las implicaciones geopolíticas que tendrá sobre el Golfo de Venezuela, dónde hay reservas extraíbles superiores a los 540.000 millones de barriles de petróleo, que son apetecidas por nuestro vecino Colombia. ¿Gobernar es hacer e ignorar esto? ¿Qué tipo de hacer queremos en términos filosóficos y políticos? ¿Un hacer liberal, que incentive la fragmentación territorial, los ánimos de separación manteniendo la Celebración de una Semana de la Zulianidad que sigue impulsado la tesis de la diferencialidad regional en relación con el todo nacional?

La invitación Gobernador, es a discutir su hacer. Eso sí, espero que sea abierto y no a través de anónimos que ataquen en redes sociales, como forma de rehuir un debate que es más necesario que nunca, ante la situación de Empate catastrófico y la ofensiva internacional de la derecha contra Venezuela. ¿Se atreve usted a impulsar este debate? Espero atento su respuesta, como militante socialista, sí es que la hay.