Glocalización e importancia del petróleo

Referencial
Referencial - zuliaprensa.blogspot.com

La diplomacia y la política del petróleo son locales a nivel de los Estados que lo producen y lo consumen pero también es global por las implicaciones geopolíticas que implica este recurso energético. Como lo señala Daniel Yergin, Presidente de la Cambridge Energy Research Associates (CERA): “el petróleo es 10% economía y 90% política”.

Hoy el petróleo sigue siendo el motor básico para el desarrollo de las sociedades como fuente fundamental de energía. Para comienzos de esta década, del consumo mundial de energía, 36% petróleo, 21% gas natural, 23% carbono, 11% combustibles renovables, 6,9% nuclear; 2.2 % hidroelectricidad y 0.5% energías alternas.

Los Estados productores y consumidores y las compañías petroleras desarrollan su propia diplomacia petrolera. Ninguna comunidad puede privarse de esta energía, ya sea como electricidad, carburantes, plástico o materias sintéticas. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) desde septiembre de 1960 revalorizó el petróleo con la regulación de la oferta superando el control que ejercían las grandes compañías petroleras. Los mercados emergentes han exigido más producción. Nuevas reservas como las del Mar Caspio o el Golfo de Guinea han revitalizado la oferta. En crisis como la de Siria o Yemen e incluso en la de Ucrania está presente el tema petróleo. Hoy el Califato y lo que significa el ISIS en el Medio Oriente tiene vigencia por el control sobre áreas petroleras en Irak y Siria.

Proyección internacional

Petróleo y gas no pueden entenderse sin la proyección internacional y estratégica no sólo en su producción, procesamiento y consumo, sino especialmente por los riesgos del transporte. Cada día cerca de 40 millones barriles de petróleo bruto y productos derivados se trasladan por vía marítima, circulan por los mares y pasan estrechos con frágil seguridad. Las rutas marítimas son pocas y definidas, así es el caso del estrecho de Ormuz entre el Golfo Pérsico y el Océano Índico, o el estrecho de Malaca por donde sale el petróleo del Medio Oriente hacia Asia y a la costa Oeste de Estados Unidos, igual que el estrecho Bab el-Mandeb que une el Golfo de Adén y el Mar Rojo. Siempre fueron importantes los estrechos turcos del estrecho de Dardanelos y del Bósforo entre el Mar Negro y el Mar Mediterráneo y por supuesto, el canal de Panamá, inaugurado en 1914 con sus juegos de exclusas de dos vías cada una y por donde pasan cerca de 15.000 navíos cada año.

Supervisión

En Venezuela, igual que en otros países petroleros, el petróleo está en manos del Estado y la responsabilidad del manejo del petróleo es eminentemente político, como en toda democracia, debe tener la supervisión del Poder Legislativo, especialmente en materia de contratos y compromisos de interés nacional. Los Estados más responsables han sabido, reunir grandes reservas de los buenos tiempos del petróleo, han desarrollado la industria petrolera nacional sobre todo productos refinados y han diversificado sus economías frente a la crisis mundial de energía. Como jefe de la misión diplomática en Kuwait pude conocer el programa implantado por su gobierno de la obligatoria norma del 10% del ingreso petrolero en un fondo especial para las futuras generaciones; ejemplo que otros países productores han seguido, como es el caso de Noruega.

En un discurso pronunciado ante el Senado de la República el 18 de mayo de 1966 el doctor Uslar Prieti señalaba la importancia de la política petrolera para el desarrollo nacional “Todas las posibilidades de crecimiento y de realización de Venezuela están condicionadas por la existencia o ausencia de una política petrolera adecuada… no puede estar sustraída de la opinión pública, no puede ser el patrimonio de unos técnicos, ni de un partido, ni de un grupo de partidos, sino que debe ser materia del debate, de la consideración y de la ilustrada preocupación de la inmensa mayoría de los venezolanos, a fin de que, de la manera mas objetiva, más fría, mas justa la planteemos y logremos en torno a soluciones razonables un verdadero consenso nacional… para un justo aprovechamiento de esas riquezas y lo que es más importante la seguridad y el desarrollo nacional”. El Dr. Uslar el 14 de julio de 1936, en una editorial del diario “Ahora” hizo histórica la frase “sembrar el petróleo” donde señalaba convertir el aceite negro en millones de hectáreas irrigadas y sembradas, en gordos rebaños, en chimeneas de fábricas, en rotación de ejes de transmisión, en alegre crepitar de motores.

La Glocalización se hermana con la recomendación de Uslar Pietri para el petróleo en estos tiempos. Sembrando el petróleo, utilizando mejor sus ingresos, diversificando la economía, buscando las mejores condiciones en los contratos y en las alianzas y desarrollando una equilibrada diplomacia tendremos un mejor país.