Fronteras y prioridades

Referencial

Luis Almagro, Secretario General de la OEA, publicó una columna en el diario El País de Madrid y dice que este será un año por más democracia y más derechos. Un año por la plena vigencia de los derechos humanos. No puede concebirse un objetivo superior.

Tras citar y enumerar una serie de derechos de la persona, en el parágrafo siete - recién, diría yo- habla de bregar por “ la más irrestricta libertad de expresión y de prensa”. Como que los políticos, y Almagro lo es, tienen una cierta tendencia ha relegar esa libertad (de expresión) y ese derecho (de información) de los ciudadanos.

Yo lo hubiera puesto al principio puesto que es irrelevante e inconducente hablar de derechos de la gente, si previo a todo no hay libertad de expresión. El derecho a la vida es primero, se dirá; antes hay que ser y es así, pero para efectivamente ser es preciso poder expresarse e informarse libremente.¿ Si no, para qué vivir?

La libertad de expresión, con todo lo que enmarca como la libertad de prensa y el derecho a la información, es la primera de todas las libertades. Es la libertad custodio de todas las restantes. Es la que el pueblo no cede ni delega y la que no debe ceder ni a la que debería renunciar jamás.

En ese mismo párrafo Almagro habla antes de bregar “ por elecciones libres y con derechos para todos…”. Ahora, nada de ello puede ser anterior ni es posible si no rige una “irrestricta libertad de expresión y de prensa”. Es ridículo hablar de elecciones libres sin libertad de prensa. Y es bueno remarcarlo en un momento y en un mundo, particularmente una región, donde ese formidable instrumento de la democracia liberal se prostituye con la consecuente degradación de la propia democracia y la pérdida de las libertades. En el entorno sobran los ejemplos de “ señores” que se jactan de haber surgido de elecciones pero que en cuyos países los derechos están muy acotados y falta la libertad, principalmente la liberad de prensa, primer objetivo a acabar para autoritarios y dictadores.

Ninguno de los derechos citados por el Secretario de la OEA , los que entiende con acierto que es preciso asegurar y reafirmar, pueden existir sin libertad de expresión. Es gracias a ésta que se han conquistado y su vigencia, afirmación y permanencia depende de ella. De lo contrario, de estar limitada la libertad de expresión, ya no se trataría de derechos, en todo caso serán derechos privados, esto es, privilegios y ese no puede ser el objetivo; además, duraría poco.

No nos confundamos, y en especial, no nos dejemos confundir. Sabemos y es así, que los derechos y libertades se fijan sus propios límites. Pero cuidado, hay que respetar las fronteras y no se puede estar cambiando mojones en función de presiones y de los intereses privados y particulares de cada uno o de cada grupo, y menos atento a lo que esta de moda y es políticamente correcto. No se pueden agrandar o modificar territorios a favor de unos y en desmedro de otros. Ni es el buen camino ni tampoco es un camino muy largo; pronto se acorta.

Es muy peligroso avanzar y sobrepasar las fronteras de la libertad de expresión y me temo, como he dicho, que hay una tendencia en esa línea que se ve en gobernantes y políticos - lo que no es novedad- pero también en organizaciones sociales y en grupos humanos . A veces da la sensación que cada quien, en defensa de “su” derecho, quiere tener su propia “ ley de desacato” para aplicarla a aquellos que no dicen , opinan o informan lo que ellos creen que debe decirse, opinar o informar. Nadie debería ignorar que la libertad de expresión es la mas universal de todas las libertades y que no hace diferencias de ningún tipo, que no discrimina, que no es anti nada y que es la mejor arma para la defensa de los mas desvalidos.

Pero lamentablemente existe esa negativa tendencia, que hace que en los hechos la libertad de expresión sea la mas desamparada de todas las libertades. A los dictadores se los juzga y castiga por múltiples delitos, menos por violar la libertad de prensa, pese que es el primer delito y la primera violación a los derechos humanos y ciudadanos que cometen y con el premeditado propósito de que nadie se entere de los delitos que habrán de cometer una vez impuesto el silencio.

A nadie se castiga por violar la libertad de prensa, por amenazar la libertad de prensa, por instigar a la violación de la libertad de prensa , por hacer la apología a la censura de prensa, por incitar al odio u odiar a la libertad de prensa, y eso que de éstos hay muchos y son demasiados y muy dañinos . Es muy pernicioso además que se sientan impunes, y peor aún que lo sean, como tantas veces pasa.

Pienso que este el tema debería tener la primera prioridad en el accionar del Secretario General en este año. Es el camino, el único, que le permitirá tener éxito en su afán.