Especial|Venezuela en la OEA: Entre la retórica y la ambigüedad

El estatus de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos sigue sin estar claro. Esta semana, el organismo finalizó su 48 Asamblea General con opiniones encontradas. Aunque la plenaria no obtuvo los 24 votos para suspender al país del foro regional,19 de los estados miembros aprobaron una resolución que desconoce los resultados electorales del 20 de mayo.

 La abstención se impuso en la discusión de la OEA sobre Venezuela, 11 países  (entre ellos: Nicaragua, Uruguay y Ecuador) optaron por mantenerse en terreno neutral y solo 4 (Bolivia, Dominica San Vicente y la propia Venezuela), manifestaron su desacuerdo. 

 El ex embajador de Venezuela en Guyana, Sadio Garabini indicó a Globovisión que la última discusión de la OEA, "demostró  como ha cambiado la percepción del país con respecto al hemisferio y la comunidad internacional":

"Por primera en América Latina, hay una decisión multilateral de aplicar sanciones contra un gobierno (...) El único país relevante que apoyó a Venezuela fue Bolivia, el resto de las naciones del ALBA, desaparecieron entre la abstención", subrayó. 

El diplomático explicó que cada nación  decidirá a su tiempo, cuales medidas tomaran para "presionar al gobierno venezolano". 

(Lea También: Daniel Ortega pidió a la Conferencia Episcopal de Nicaragua "un par de días" para reflexionar propuestas de diálogo

Tanto el canciller de la República Jorge Arreaza, como el presidente Maduro  han expresado que el resultado de la 48 Asamblea General de la OEA, representa "un triunfo para Venezuela".  

Mecanismo de retirada

Existen dos formas de abandonar la Organización de Estados Americanos: por suspensión o consenso. 

En abril de 2017, la ex ministra de relaciones exteriores, Delcy Rodríguez, anunció que Venezuela había iniciado las gestiones para abandonar la OEA; sin embargo, reconoció en su momento que la desvinculación del organismo hemisférico no sucederá a corto plazo:

El artículo 143 de la Carta Fundacional de la OEA establece claramente un lapso de dos años para completar el proceso. Además, la nación saliente debe estar en condiciones de solvencia económica con los demás Estados que integran el organismo.

Para que la separación se haga efectiva, el Gobierno de Venezuela deberá cancelar una deuda de 8 millones de dólares, además se requiere la aprobación de la Asamblea Nacional (AN), que rechaza esta medida.

En palabras del internacionalista Milos Alcalay: la decisión de auto-excluirse de la OEA,  corresponde a una torpeza diplomática, por parte de Venezuela, que  "de cualquier forma tendrá que enfrentarse a los líderes de la región en otros foros regionales como: Mecosur, Unasur, ALBA, CELAC". 

 El especialista agregó que aunque Venezuela abandone la OEA, mantendrá todas las obligaciones suscritas con el organismo, tal como lo establece el artículo 23 de la Constitución.

(Lea También: En Fotos | Trump llega a Canadá para asistir a la Cumbre del G7). 

Miembros del Consejo Permanente, aseguran que el país pierde más de lo que gana su decisión de abandonar la OEA: pues la ruptura  podría traducirse en un mayor declive en su credibilidad y tampoco contaría con la cartera de crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

 EN  65 años de historia ningún país ha abandonado voluntariamente la Organización de Estados Americanos, aunque se han registrado algunas sanciones, como el caso de Cuba, que fue suspendida en 1962, por su "alineación con el bloque soviético".

Carta Democrática

Otra de las disposiciones contempladas en la resolución sobre Venezuela,es la aplicación de la Carta Democrática Interamericana (CDI), así lo anunció el Secretario General de la organización: Luis Almagro. 

Implementar la Carta Democrática en Venezuela implicaría su suspensión temporal de la OEA. En consecuencia, el país quedaría aislado del sistema Interamericano. La última vez que el organismo regional intentó aplicar este instrumento, se impuso el "no", con  20 manifestaciones en contra, sobre 12 a favor. 

Este mecanismo, aprobado en septiembre de 2001 durante una sesión especial de la OEA con el objetivo de fortalecer la institucionalidad, pone el énfasis en los derechos humanos, las libertades fundamentales y las "elecciones libres".

Desde su creación la Carta Interamericana Democrática se ha aplicado en Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Venezuela. Fue justamente este país donde se invocó el mecanismo por primera vez, en 2002, para desconocer el gobierno de facto que Pedro Carmona Estanga impuso cuando derrocó brevemente al expresidente Chavez.

Un antecedente más reciente data del año 2009, cuando el entonces canciller Nicolás Maduro, pidió la suspensión de Honduras, tras el golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook Twitter