Especial | Juan Liscano: La visión crítica y cultural de la Venezuela del siglo XX

Archivo

Hace 16 años falleció Juan Liscano Velutini, quien fuese escritor, ensayista y poeta venezolano, y además de destacado articulista y promotor cultural.

Liscano nació el 7 de julio de 1915 en Caracas, pero tras la muerte de su padre vivió su infancia entre Suiza, Bélgica, y Francia, donde tuvo la posibilidad de recibir educación en los más prestigiosos colegios de las naciones europeas.

Posteriormente, regresa a Venezuela en 1934 tras el fallecimiento de su padrastro e ingresa a la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde se involucra en la lucha política y se inicia como periodista en la revista Acción Estudiantil.

Luego comienza su interés por la literatura al radicarse en la Colonia Tovar, donde tiene contacto con las diversas formas de la cultura popular campesina y comienza a trabajar en su primer poemario.

Influencias

Para aquel momento su forma de escribir se ve influenciada por las tendencias hispanófilas y rimadas, promovidas en Venezuela por el Grupo Viernes, del cual nunca formó parte. 

El escritor comenzó su andar en el mundo de la poesía en 1939 cuando fue publicada su primera ópera prima, titulada 8 Poemas, y luego escribió las obras:  Contienda (1942), Humano Destino (1949), Tierra Muerta de Sed (1954), Nuevo Mundo Orinoco (1959), entre otras.

Asimismo formó parte de la creación de las primeras instituciones abocadas a promover el conocimiento de la cultura popular en el país, al mismo tiempo que fue editor de la revista Aravenei de la Ford Motor Company de Venezuela, y fundó la revista Cubagua y el boletín Presente, y continúo como periodista del campo cultural en el diario El Nacional fundando el Papel Literario en 1943.

En 1948 fue organizador del Festival de la Tradición llevado a cabo en el Nuevo Circo de Caracas entre el 17 y 21 de febrero de ese año por la toma de posesión de Rómulo Gallegos.

Así lo describió el historiador Pedro Grases en dos audios:

Cortesía Cervantes Virtual


Cortesía Cervantes Virtual


El exilio

Tras el derrocamiento de Gallegos, Liscano fortaleció su alianza con el partido Acción Democrática (AD), y acompañó a Leonardo Ruiz Pineda en la resistencia clandestina contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez:

Debido a eso se tuvo que ir al exilio en Francia en 1953.

Desacuerdo con la Izquierda

Al regresar al país, tras la caída de Pérez Jiménez, Liscano tuvo diferencias con el movimiento izquierdista de los años 60, al condenar la lucha armada para arribar al poder, a pesar de comulgar con los principios ideológicos de la misma, y estar en contra del consumismo.

En la década siguiente dirigió la comisión organizadora del Consejo Nacional de la Cultura (CONAC), y presidió Monte Ávila Editores entre 1979 y 1984. Tras salir de la editorial, se dedicó a la publicación de la revista Zona Franca.

Entre los Notables

A principios de los años 90 integró el grupo de Los Notables, donde se encontraban intelectuales como Arturo Uslar Pietri, Ernesto Mayz Vallenilla, quienes criticaron el escenario político y social durante el segundo Gobierno de Carlos Andrés Pérez. 

Falleció en Caracas el 17 de febrero de 2001.