Especial | Torres del Centro Simón Bolívar: Patrimonio cultural caraqueño

referencial

Cada 6 de diciembre se conmemora la inauguración de las Torres del Centro Simón Bolívar en el año de 1.954. Una obra magnífica e histórica ubicada en la ciudad de Caracas. 

(Lee también: Especial | Día Mundial de la Lucha Contra el SIDA: Más que tratarlo hay que prevenirlo)

Un poco de historia 

Durante el gobierno de Eleazar López Contreras (1936-1941) se creó una comisión de urbanismo integrada por arquitectos venezolanos con la misión de buscar soluciones al ordenamiento territorial.

En 1947, el ingeniero alemán Maurice Rotival propuso al Concejo Municipal la construcción de una gran avenida Bolívar que partiría desde el Calvario y fungiría como espina dorsal del nuevo casco central de la ciudad.

La construcción de esta avenida ameritaba la creación de una nueva compañía anónima, así surge la Compañía Anónima Obras Avenida Bolívar, que en 1953 se convertiría en Centro Simón Bolívar C.A.

El Centro Simón Bolívar consistió en la construcción de dos torres gemelas. Sus dimensiones alcanzan 103 metros de altura, con 26 pisos. En su base se entrelazan una red de calles, que comunican los sectores adyacentes.

En el año 2005, el Concejo Municipal de Caracas, declaró el Centro Simón Bolívar, como Patrimonio Municipal de Caracas.

Para la construcción de este complejo tuvieron que abrir un inmenso hueco que arrasó con la parte sur del cuadrilátero histórico de 25 manzanas y, junto con la avenida Bolívar, dividió el centro en 2 mitades.

Según investigaciones arqueológicas realizadas en un patio del Palacio de las Academias, en los años 90, donde construyeron las Torres de El Silencio existió una ranchería indígena en el siglo XVII, una invaluable referencia histórica del pasado indígena del valle de Caracas y de la formación de cinturones de miseria en la entonces periferia de la joven ciudad.

Una publicación del portal web caracasen450.com simplificó la historia de las también llamadas Torres del Silencio. 

(Lee también: Especial |Día del Escritor: Un tributo al gran humanista americano Andrés Bello)

A continuación la reseña íntegra: 

"Hubo una época, de más esplendor, en la que las postales que se enviaban de Caracas eran de las Torres de El Silencio. Eran un ícono, una referencia obligada, un emblema de la ciudad. Las torres, de 32 pisos y 103 metros de altura, también conocidas como las torres del Centro Simón Bolívar (CSB), tuvieron una significación especial, porque marcaron el paso de un país de condición agrícola a un país petrolero. Fueron inauguradas el 6 de diciembre de 1954, en plena dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

Hay una bibliografía extensa que refiere el majestuoso carácter que ostentaron las torres durante muchos años. La estructura derivó de ese proceso de renovación de la ciudad que se denominó Plan Rotival (por Maurice Roltival, arquitecto y urbanista francés) que proponía darle brillo a Caracas, inyectarle fuerza urbana a su centro, sacarla de su condición de aldea y convertirla en una de las capitales de Suramérica, tal y como lo definió el arquitecto venezolano, Leopoldo Provenzali. Se esperaba que el plan señalara las directrices que habría de seguir la urbe en su proceso de desarrollo y en efecto propuso la construcción de una gran avenida, la Bolívar, que partiría desde El Calvario y actuaría como espina dorsal del nuevo casco central de la ciudad.

La construcción de la arteria vial requería la creación de una empresa, así surgió la Compañía Anónima Obras Avenida Bolívar, que en 1953 se convertiría en el Centro Simón Bolívar C.A, y luego tomó la forma de dos torres gemelas, con un estilo arquitectónico moderno. Los edificios se destacaron por tener escaleras y pasillos muy amplios, pisos de estacionamiento, muy novedoso para la época; baños con mobiliario innovador y hasta teléfonos públicos, inusuales en esa Caracas de los años 50. También había un sistema de plazas, pasillos, pórticos y portales.

Durante un tiempo, las torres fueron el ícono más representativo de la llegada de la modernidad a Caracas y ocuparon, por varios años, el primer lugar en Venezuela por su altura de más de 103 metros. Las dos edificaciones, que se identifican como Torre Norte y Torre Sur, miden de ancho 20,35 metros y 23,25 metros, respectivamente, y fueron destinadas en un principio al comercio y áreas de servicio. Más adelante, varios ministerios ocuparon pisos enteros de la estructura.

Las torres fueron diseñadas y construidas por el arquitecto venezolano Cipriano Castro Domínguez, entre los años 1952 y 1954, en colaboración con Tony Manrique de Lara y José Joaquín Álvarez. Ambos edificios establecieron una conexión espacial con el conjunto de la urbanización de El Silencio proyectada por Carlos Raúl Villanueva.

En el año 2005, el Concejo Municipal de Libertador declaró al Centro Simón Bolívar como patrimonio municipal de Caracas. Sin embargo, esta declaratoria no ha servido para proteger a las Torres de El Silencio del deterioro progresivo y avanzado en el que se encuentran. Los sótanos lucen oscuros y solos. El mal olor se percibe en cada rincón de los edificios. Las ventanas están rotas. Hay mugre y basura en la entrada de los edificios y las áreas circundantes. Los techos están desprendidos, así como los mármoles y mosaicos vitrificados de paredes y pisos. La degradación es completa."

Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular descarga la aplicación Telegram, ingresa a este link https://t.me/globovision_oficial y dale clic a +Unirme. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en Venezuela y el mundo.