Especial | Mario Moreno: El genial "Cantinflas" que sacó risas y sentimientos en todo el mundo

Cantinflas
Cantinflas - Cantinflas

Algunos dicen que para ser actor se nace, no se hace. Aunque la preparación siempre es importante. Esto explica el éxito del actor mexicano Mario Moreno, mejor conocido por su personaje de "Cantinflas".

Sin embargo, es curioso que muchos no reconocerían a Moreno si no es por su afamado personaje. Es como si su fama se escondiera bajo el nombre de éste ¿Será el personaje más querido que su propio creador?

Esta semana se cumplen 106 años del natalicio del actor, y para recordarlo repasaremos algunos datos curiosos sobre su vida y su trayectoria artística.

Sus primeros años

Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes nació el 12 de agosto de 1911 en Santa María la Redonda, Ciudad de México.

A los 16 años entró al Ejército mexicano, pero no duró mucho debido a que su padre solicitó su baja alegando que su hijo había mentido sobre su edad para enlistarse en la milicia.

Luego estudió medicina para complacer a su padre, pero tuvo que abandonar su preparación para comenzar a trabajar.

Fue boxeador, bailarín, mesero, limpiabotas, maletilla, mensajero y taxista, pero la actuación estaba en sus venas. 

¡Cuánto inflas!

En la década de los años 30, tras algunas interpretaciones en teatros ambulantes conocidos como carpas, finalmente nació "Cantinflas... y el éxito fue inminente. 

Se dice que Moreno se inspiró en un borrachito que conoció cuando trabajaba en el teatro Follies.

El escritor Carlos Monsiváis sostiene que el nombre se lo dio un espectador, que al escucharlo hablar y hablar sin sentido le gritó la frase "¡Cuánto inflas!", que se redujo a Cantinflas.

En 1936 filmó su primera película, No te engañes, corazón, y ese mismo año se casó con Valentina Ivanova Zubareff, de origen ruso. 

En 1961 tuvo un hijo con Marion Roberts, una turista estadounidense, al cual llamó Mario Arturo Moreno Ivanova.

Lanzó su tercer filme, Ahí está el detalle, en 1940, que se convirtió en un éxito de taquilla y al mismo tiempo marcó la carrera de Cantinflas.

"En su carrera grabó unas 50 piezas en México y Estados Unidos, la mayoría de ellas, 39, fueron realizadas por su empresa productora Posa Films", detalla la BBC.

Obtuvo una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, recibió dos nominaciones al Globo de Oro y su trabajo fue reconocido por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

También se le nombró Embajador de la Paz por la Organización de Estados Americanos (OEA), en reconocimiento a su "brillante labor de acercamiento entre los pueblos del mundo".

(Lea también: Especial | Buñuel: El genio del cine que se movió entre el surrealismo y la crítica social)

Entre sus títulos más destacados también se encuentran El bolero de Raquel (1956), su primera película en color, El padrecito (1965), Sube y baja (1958) o El profe (1971), todas ellas dirigidas por Miguel Delgado. 

El Barrendero fue su última película, la cual rodó en 1981. En ella interpretó a Napoleón, un humilde barrendero.

Moreno falleció el 20 de abril de 1993 en su domicilio de Ciudad de México, a causa de un cáncer de pulmón, detectado mes y medio atrás, que le obligó a pasar sus últimos días en cama.

En permanente contradicción

De acuerdo con un trabajo realizado por BBC Mundo, la escritora Guadalupe Loaeza reveló durante una entrevista que Cantinflas y Mario Moreno eran dos personas en una, que vivían en permanente contradicción.

"Era un hombre que mundanamente no era simpático, era desagradable (...). Mario Moreno era un personaje muy siniestro, con una ambigüedad muy evidente. Sus colegas no lo querían".

Sin embargo, quienes trabajaron con él en el inicio de su carrera resaltan la humildad, compromiso y pasión de Moreno.

Algunos recuerdan que durante décadas, en las elecciones presidenciales, miles de personas votaron por Cantinflas como su candidato, aunque el actor nunca participó abiertamente en política.

10 frases célebres

1.- ¿No que no, chato?
2.- Por un lado es mucho, pero por otro es poco.
3.- Ahí está el detalle...
4.- Usted no se despreocupe...
5.- ¡A sus órdenes, jefe!
6.- No estoy para que ustedes me digan, ni yo para decírselos...
7.- Tons, como quien dice...
8.- Algo malo debe tener el trabajo, o los ricos ya lo habrían acaparado.
9.- Si se necesita un sacrificio, renuncio a mi parte y agarro la suya.
10.- Yo amo, tú amas, él ama, nosotros amamos, ustedes aman, ellos aman. Ojalá no fuese conjugación sino realidad.

Un legado inolvidable

Independientemente sea detrás o no del nombre "Cantinflas", Mario Moreno dejó un legado al mundo, uno que nadie olvidará. De hecho, muchos  lo consideran el sucesor de Charles Chaplin.

Es por esto que siempre será recordado y que una vez más celebramos el nacimiento del hombre que nos regaló tantas risas.

Fuentes: BBC Mundo/ Busca biografías