Especial | ¿Cómo lograr una alimentación balanceada en la actualidad?

Referencial

La alimentación del venezolano va mermando conforme aumenta el costo de vida, realidad que ataca a todas las clases sociales en el país. Padres preocupados por no saber cómo llenar una lonchera de manera saludable y económica y familias enteras buscando opciones para alimentarse de forma balanceada es incluso tema de sobremesa.

Una economía variante ha obligado al Ejecutivo nacional a realizar 4 aumentos de salario mínimo en lo que va de año: en enero alcanzó los Bs 40.638, en mayo pasó a Bs 65.021, en julio se ubicó en Bs 97.531, mientras que en septiembre se ajustó a Bs 136.544.

Entretanto, el ministro para el Proceso Social del Trabajo, Néstor Ovalles, expresó este martes que el Gobierno nacional estaría evaluando la posibilidad de anunciar un nuevo aumento del salario mínimo, el quinto en lo que va de año y el octavo desde 2016.



Sin embargo, el ajuste salarial no ha sido suficiente para frenar los niveles de inflación que han obligado al venezolano a buscar opciones que se adapten a su bolsillo, por lo que el cambio en los patrones de consumo y la optimización de los recursos es el camino obligatorio para combatir la crisis.

A continuación presentamos gráficos de los precios actualizados de algunos alimentos considerados como infaltables en nuestra dieta diaria.





Un informe presentado por el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (CENDA) señala que "Un trabajador necesita un mínimo de 61.495 bolívares diarios (menos de 20 dólares al cambio oficial de referencia y unas diez veces menos si se aplica la cotización en el mercado paralelo) para alimentar a su familia".

Según el estudio, recogido por medios locales, "una familia requería de 13.5 salarios mínimos sólo para cubrir sus gastos básicos en alimentación" para todo el mes.

Desayuno

Desayunar en la calle, algo tan sencillo como ir a comprar una empanada y una malta (de lo más barato que se podía conseguir), se ha convertido en una odisea: una empanada cuesta entre Bs. 3.500 y Bs. 5.000 mientras que una bebida puede costar entre Bs. 2.500 y Bs. 3.000.

Ir a una panadería a consumir un cachito puede costarte entre Bs. 6.000 y Bs. 8.000. Un café pequeño podría costar Bs. 2.500 y uno grande hasta Bs. 5.000 en los lugares más modestos.

Almuerzo

A veces por falta de tiempo no podemos comer en casa o preparar comida para llevar al trabajo, escuela o universidad, razón por la cual el caraqueño suele optar por esas alternativas económicas y a veces de discutible aporte a la salud, las populares "balas frías" que están disponibles a toda hora pero han pasado de ser una opción barata a tener precios que asustan al salario mínimo. 

Un perro caliente sencillo ronda los Bs. 6.000 y si quieres agregarle algún aditivo delicioso o cambiar el tipo de salchicha podría costarte hasta Bs. 15.000. Lo mismo pasa con las hamburguesas, una normal ronda los Bs. 12.000 pero si quieres comerte una "4x4" entonces la inversión aumenta hasta pasar por mucho los Bs. 20.000. 

Un menú ejecutivo está costando entre Bs. 17.000 y Bs. 25.000 tomando en cuenta que un combo en un restaurante "chino" cuesta 35.000 con dos contornos.

El precio de un refresco de dos litros podría variar, pero es común verlo entre Bs. 12.000 y Bs. 15.000.

Claro que los precios podrían variar según la zona en donde te ataque el hambre.

Testimonios

Padres y representantes consultados aseguran que cada día es más difícil llenar las loncheras de los más pequeños, por lo que han tenido que ingeniárselas para que la situación del país no les afecte a ellos.

Las frutas se han convertido en una opción quizás no tan económica pero sí nutritiva, además de que sale más barato comprar un kilo de alguna fruta para resolver el desayuno o la merienda. Por ejemplo, el kilo de cambur que cuesta Bs. 5.500 y una galleta de cualquier marca cuesta Bs. 3.500 o más y quizás alimenta menos.



El equipo de www.Globovision.com se comunicó con la nutricionista Mariana Legonía para solicitarle su recomendación de opciones saludables para la lonchera de los más pequeños y alimentos sanos y balanceados para los adultos.

La profesional explicó que desde el punto de vista nutricional, la lonchera está integrada por alimentos energéticos (harinas), alimentos constructores (embutidos, huevo, pollo, yogurt) y alimentos reguladores cuya función es proporcionar las defensas que los niños necesitan para enfrentar las enfermedades (frutas y verduras), además de líquidos para su hidratación. 

Asimismo, recomendó evitar las frituras, jugos pasteurizados, refrescos, bebidas instantáneas y chucherías. Pero, ante la situación que atraviesa el país algunos padres dejan a un lado las recomendaciones y adquieren los productos que se adaptan a su bolsillo.

Legonía dio algunas recomendaciones para sustituir alimentos que no puedan ser adquiridos por el venezolano sin afectar la dieta diaria.

"Existe una forma de sustituir los alimentos proteicos (pollo, carne, pescado, huevos, quesos) la cual consiste en realizar combinaciones de alimentos donde se mezclen leguminosas, cereales y semillas, ya que al combinarlos mejoramos la calidad de la proteína vegetal y cubrimos los aminoácidos esenciales", explicó.

Agregó: "Por ejemplo: arroz con granos, pasta con lentejas, arepa con caraotas negras, pan con carne de soya, hamburguesas de lentejas. Para complementar el aporte de proteínas puede incluir en sus comidas semillas y/o tubérculos (papa, ocumo, ñame, batata)".

También recomendó acompañar las comidas con frutas las cuales considera son más accesibles.


Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular descarga la aplicación Telegram, ingresa a este link https://t.me/globovision_oficial y dale clic a +Unirme. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en Venezuela y el mundo.