Equilibrio Físico-Emocional: Tú, lo más importante

Felicidad
Felicidad - Archivo

Muchas personas no saben estar solas, estar consigo mismas, no se escuchan, no se conocen, no saben qué quieren o qué los satisface y esto pasa porque no se conocen. Otra razón es la necesidad de ser atendidas y que alguien llene sus espacios y de esta forma estar con cualquier persona.

Estar con las personas equivocadas es algo terrible para ambas, una por ser usada y la otra por desperdiciar su valioso tiempo y una falta de respeto a sí misma y a la otra persona. Incluso llegan a establecer relaciones atentando su dignidad y su generando un desequilibrio emocional y mental.

Este vacío emocional pudiera ser falta de afecto, y lo pudieran estar llenando con tan solo una presencia sin importar la poca atención que te brinde. Es un precio muy alto a pagar por una compañía. Lo que atraes a tu vida es lo que conoces, por lo tanto lo que pudieras estar atrayendo es alguien egoísta y que no te brinde atención ni respeto.

Existe un miedo a la soledad que pudiera llevarte a tener una relación insatisfactoria. Hay personas que tienen que estar en compañía, no pueden estar sin pareja. No existe la posibilidad de estar solas, no son capaces de disfrutar de su propia compañía.

Este constante escapar de estar contigo misma, también puede ser el no querer escucharte, el no recordar tu historia, la no aceptación del recorrido de vida que has tenido. El no poder superar tus pensamientos, tu pasado, miedo a enfrentar todos los recuerdos de eventos que aún no has superado.

Necesitas ruido para no escucharte, para no asumir la responsabilidad de hacer el trabajo personal que te permita obtener el aprendizaje de lo vivido y soltar. Aceptar es aceptarte, aprender es evolucionar. Sanar emocionalmente es aquietar tu mente, liberar tu cuerpo y recuperar el control de tu vida.

Es necesario preservar nuestra dignidad y bienestar, para ello hay que aprender a poner límites, para ti y para tu entorno. No aceptar lo que no desees, no imponer ni implorar atención, reconocer todo lo valioso que hay en ti y cultivarlo.

Desarrolla la percepción, así reconocerás a través de tu cuerpo si está bien o no la situación que en ese momento vives. Estimula los sentidos que son la parte más importante para desarrollar la intuición, todo ello contribuye a tener una visión más más amplia.

La intuición es un faro que guía al intelecto y solo así podrás definir lo que te da el disfrute de ti, de lo sencillo de la vida como el cantar de los pájaros, o quedar atrapada en el aroma de una flor… y serán factores importantes para tener los sentidos activos y poder percibir y sentir.

Descubre tu guía interior y confía…