Equilibrio Físico-Emocional: Qué sientes, ¿gratitud o deuda?

Archivo/Referencial

Sientes que tu libertad, bienestar y tranquilidad está en manos de otras personas, ¿esto es incomodo o seguro para ti? Cuando se trata de compromisos formales tales como préstamos, compra-venta de un bien, llevadas en un papel con cláusulas, es una deuda aceptada por las partes, y una cuestión de honor. Aquí el tema a tratar es cuando la deuda es de tipo afectivo, aquí los implicados entran en un tema de culpa y de nunca pagar y de nunca acabar, un poco acorralados en sí mismos. Es una línea muy frágil entre el agradecimiento y la deuda cuando existen sentimientos, y esto es mejor aclararlo en nuestros corazones. 

Es diferente cuando te refieres a alguien como una persona agradecida y que ella y tú pueden contar siempre con darse apoyo de alguna forma, pero nunca crear o dejar crecer en ti el sentimiento de un eterno deudor. Totalmente diferente cuando está presente siempre un agradecimiento por algo recibido y queda instalada la buena voluntad de hacer favores desde el amor. 

Cuando realmente estamos agradecidos se expresa de forma espontánea y sin más fluimos en el dar. Otra de las situaciones que suele suceder es en las fechas de Navidad, cumpleaños y aniversarios, el tener que cumplir y no el quiero dar un detalle o compartir, atentos porque en la medida que das recibirás y en la medida que nos seas honesto contigo mismo, crecerá tu acorralamiento. Otro problema común entre padres e hijos, es y aquí se ve muy claro la deuda, estas frases tan cotidianas como “me he sacrificado por ti”, “todo lo que te he dado” “los años que me he dedicado a ti”, etc. 

Algunos hijos que retribuyen a sus padres de alguna forma, se consiguen que nada es suficiente y este sentimiento bien pude ser del hijo o de los padres. Otra es que los padres generan un eterno deudor y al hijo le cortan las alas para volar, además de una manipulación. Los hijos no adeudan nada, en la rueda de la vida, a ellos les tocará ser padres y dar a sus hijos lo que consideren y por favor siempre desee el amor.

Creamos una cantidad de pensamientos negativos en cuanto a relacionarnos con los demás, ponemos precio a la relación con parientes, y ponemos precio a nuestro amor también. Aquí el tema es el amor y la autenticidad contigo mismo. Tener una relación de amor contigo mismo te permitirá entender y fluir con el amor hacia el entorno, claro podemos hablar del durazno solo cuando lo comes, antes es tan solo una apreciación. 

Cuando nos amamos a nosotros mismos, podemos permanecer en el centro, equilibrados y desde allí tus entregas serán maravillosas, para ti y con esa seguridad las entregarás, y tener presente que no podemos llenar el vacío que otra persona tiene en su vida, porque el origen de esa carencia no eres tú, es su carencia y el origen de ésta le pertenece y quizás no sepa cuál es, por lo tanto jamás llenarás algo que no te pertenece y que no sabes cuál debería de ser su contenido.