Equilibrio Físico-Emocional. Puntos importantes para el crecimiento emocional

Cortesía

Todos tenemos acontecimientos de nuestra infancia que requieren ser solucionados, no sin omitir los ocurridos desde la concepción hasta los 4 años de edad. Cualquier crisis suele traer a conciencia antiguos sufrimientos o traumas emocionales y es en ese momento que nos damos cuenta que están y que aún no has sido resueltos. 

Al darnos cuenta que tenemos conductas y sentimientos durante nuestra vida, será éste el momento de llevar a cabo algunos cambios y modelar conductas del pasado y encauzar las emociones. Conectar con tus emociones, es uno de los puntos importantes, conocer además su origen te permitirá sentirla y expresarla a conciencia y así modelar en el momento presente y será de gran ayuda para crecer y redirigir tu vida. 

Cuando vas al interior de tu ser para identificar un sentimiento, descubres que lo que sacas a la superficie como emoción no es la emoción inicial, es decir que detrás de la ira puede haber dolor, pero es socialmente mas aceptable tener ira y no admitir que tienes un gran dolor, además éste sentimiento te hará más vulnerable. 

Emociones adecuadas a cada situación, cuando tenga un problema y reaccione fuertemente, puede analizar desde tu intelecto para determinar el origen de la reacción y si es la misma situación en otro espacio y con otras personas, entonces estará mas claro que es un trauma del pasado y que la situación está ocurriendo en otro momento donde puedes tener el mejor manejo de la situación y hacerlo diferente. 

Darse cuenta de las emociones inapropiadas, lo delicado de este tipo de emociones es que dañamos a alguien del entorno personas o animales, incluso auto agredirte y es un desplazamiento de ese sentimiento y que no se merece o merecen lo que proyectamos. Existen conductas basadas en los miedos, si odias, culpas, manipulas, engañas, robas y mientes, vives en el miedo. Si temes perder a alguien, dinero o el control, vives en el miedo. 

Si finges que amas, si sonríes cuando en realidad estás triste, vives en la mentira protegiendo o tapando tus temores y lo que es peor engañándote a ti mismo y limitando tu libertad de sentir y expresar tus emociones. Te sugiero aprender a sentir, y es que esto forma parte del ser humano pero se le ha restado importancia. 

Cada crisis es un acercamiento a cada emoción y nos obligan a un trabajo personal y es una maravillosa oportunidad para revisar y modelar conductas y sentimientos del pasado. Mover de su sitio a las emociones en una actitud muy común en el adulto, dejar que sucedan cosas en tu vida sin asignarles una emoción apropiada tiene un efecto en cascada a lo largo de la vida en tu entorno y la salud…recuerda el cuerpo manifiesta lo que la mente crea y cree y el alma siente…