Equilibrio Físico-Emocional. Mindfulness. Atención y conciencia

Google

El término mindfulness no tiene una traducción literal, pero puede definirse como atención y conciencia plena del momento presente. Es decir, se trata de centrarse de un modo activo en el aquí y el ahora. Es preciso tener en cuenta que no se trata de una reflexión valorativa, sino tan solo contemplativa. Se trata de observar sin juzgar, ni rechazar, sin valoración alguna, sino aceptando la experiencia tal y como está aconteciendo.

En la vida cotidiana, resultaría muy importante, porque muchas veces estamos físicamente, pero no mentalmente, nos estamos paseando por el pasado o imaginándonos un mas allá de la situación que está sucediendo en ese momento.

El mindfulness es una filosofía de vida procedente del budismo Zen. Es el ideal Zen, de vivir en el momento presente. Este concepto ha sido adoptado por las psicoterapias de última generación, como la terapia de aceptación y compromiso, la psicoterapia analítica funcional, entre otras.

La técnica de mindfulness, persigue llevar a la persona a sus sensaciones y emociones, dejando que fluyan de manera natural y además de sus sistemas de autorregulación que aparecen de forma automática. Vale recordar que las emociones no se deben controlar porque alteran el bienestar y desestabilizan el sistema energético del organismo. Es necesario dejar que la emoción fluya porque se ajustaría mas a la realidad del momento, claro está de forma modelada por clausulas sociales y de respeto.

Cuando somos capaces de vivir plenamente lo que está sucediendo, entonces se puede decir que fluimos y podemos conectarnos sensorialmente y obtenemos experiencia de ese evento. Al suprimir el juicio, no vemos la gravedad y no habrá drama, porque no le daremos cabida a los pensamientos negativos en cuanto a lo que pudiera pasar. De esta forma los obstáculos de cada situación se convertirán en escalones hacia el conocimiento y crecimiento.

Mas allá de nuestras limitaciones, existen afinitas posibilidades para vivir plenamente en nuestra vida, con conciencia, momento a momento, en el aquí y ahora.

La práctica del mindfulness, es reconocida ya como una herramienta efectiva para reducir el estrés, aumentar la conciencia, el desgaste de la vitalidad, estar más en la realidad y con mayor capacidad para resolver y logra un bienestar en todos los sentidos.

El no estar presente, nos lleva a perder detalles y oportunidades, al no escuchar y no estar interrelacionado. También no nos perimirle ver los conflictos, en las relaciones en familia, oficina y un poco perder el alerta en la calle.

Al perder el estar presente, se perderá la empatía necesaria para entrar en la comprensión y será muy difícil establecer buenas relaciones con nuestro entorno.

Cuando se está consciente y con la atención total en el presente nos permite estar alerta ante lo que acontece en nuestro entorno, nos permite tomar conciencia de los pensamientos, sentimientos más claros, en fin te permite conocerte mejor en tus altos y bajos, debilidades y fortaleza y saber las posibilidades personales en cada situación y el aprendizaje de cada experiencia será al momento.

Sentir las cosas tal y como están sucediendo, sin pretender ejercer ningún control sobre ellas. Es decir, la persona que usa esta técnica no se centra en un pensamiento para modificarlo, sino que se centra en un pensamiento, actividad, imagen mental, etc. en sí mismo, sin pretender cambiarlo ni hacerlo desaparecer.

Se trata de vivir y sentir, creando las posibilidades de resolución, sin apego a conductas de pasado y sin crear lo que no ha sucedido, añadiéndole detalles que dispersan la atención. Lo sugerido es vivir y fluir conscientemente en el aquí y ahora y vivir nuestras relaciones interpersonales, con apertura y consciencia plena.

Zoraida Grimán

Terapeuta de Equilibrio Físico-Emocional

Twitter: @zoraidagriman

Instagram: @zoraidagriman