Equilibrio Físico-Emocional: Incorporando Valores

Referencial

En la actualidad los valores, la superación o los logros personales han quedado relegados por el éxito instantáneo y la vida cómoda. Se admira y respeta a las personas por lo que tienen y no por lo que son. La superficialidad es el común denominador de la juventud e incluso algunos adultos. El consumismo, la fama y el dinero rápido y fácil, son el objetivo inmediato, pues como dicen por ahí, “hay que gozar la vida”. 

Como padres tenemos un gran trabajo que hacer con nuestros hijos y es de establecer valores, para que no queden atrapados en ese confuso mundo. Desarrollar estrategias para inculcarles valores y principios, hagamos conscientes en ellos lo contraproducente que es para su evolución en todos los sentidos el facilismo o viveza y la superficialidad. 

Es importante no imponer, sino en una amena conversación, explicar y escuchar para poder entender cuál es su punto de vista y el porqué, para de esta forma establecer reglas del hogar, bien negociadas. 

Explicarles siempre nuestras razones analizando con ellos las consecuencias a corto y mediano plazo, les servirá de base para cuando ellos tengan que tomar difíciles decisiones a lo largo de su vida. 

No es suficiente dar unos consejos casuales, es importante explicarles siempre nuestras razones, analizando junto a ellos las consecuencias de nuestro actos a corto, mediano y largo plazo., de esta forma se formaran su propio criterio y sus decisiones serán firmes y claras. Enseñarles a ponerse en el lugar de los demás, despertará en ello la compasión, consideración y tolerancia, se modelará en ellos la rivalidad, y se convertirán en seres más sensibles y solidarios. Nunca los hagas sentir culpables, deja de ser juez de tus hijos. 

Si en algún momento se equivocan, no los descalifiques ni etiquetes, mejor habla de acción equivocada y proponle varias opciones para reparar el error, de esta forma sabrán que siempre se puede reparar y solucionar. Mi sugerencia es decirles que fueron muy valientes al reconocer su falla. Por el contrario es el momento de recomer su acción. 

Cuando se les etiqueta o descalifica, estaría disminuyendo su autoestima, también se podría deprimir, o tener comportamientos agresivos sin poder tomar conciencia de su error. Los valores a incorporar deben ser claros y sencillos además de hacerlos un sentido en vida, una actitud a incorporar en el día a día, y sobre todo que sea para todos los miembros de la familia.

 Deben formar parte de nuestras decisiones y actos cotidianos, de ésta forma modelaran cualquier patrón previo y se irán integrando a nuestra personalidad Acepta que la educación y guía son un reto de favor de la evolución del ser, el sembrar valores es una acción expansiva hacia la sociedad y el mundo, un importante apoyo a la humanidad.