Equilibrio Fisco-Emocional. Percibir la vida

Agencias

Percibir la vida, se trata de estar alerta y ello se consigue a través de los sentidos, en algún momento has dicho…”Esa situación no me huele bien”. Las situaciones no huelen, pero es el sentido del olfato quien hace la percepción, que es la otra función de los sentidos. 

El percibir, nos permite mantenernos conectados con los milagros que ocurren en nuestro entorno minuto a minuto, aunque hayas perdido el contacto real con esos eventos, estos siguen ocurriendo. Si te taparas los oídos y los ojos y entraras en un absoluto silencio por un instante, al destaparte comenzarías a oír todo, te darías cuentas de la cantidad de variados sonidos y colores presentes en tu entorno. 

Sería un darse cuenta desde tu centro de todo lo que ocurre y existe entre una pausa y otra. La vida nos está enviando señales constantemente, y las obviamos. Debemos despertar, en cuanto a lo que somos y a lo que la vida nos está gritando, el no escuchar pero de alguna forma saber que algo no está bien, eso lo suelen llamar angustia, ese no sé que es pero no me siento bien! 

Es una percepción, pero que al no hacer uso de ella, no la podemos identificar y por ende tampoco tener sus beneficios. Es tan difícil entender que la vida comienza, transcurre y termina en nosotros. Cuando pasamos a otro plano, la cotidianidad, todos sus elementos y personas ya no significarán nada para nosotros y nosotros seremos un recuerdo en cada uno de ellos. 

Quien está despierto desde el corazón está vivo y vive para el goce de seguir despertando. Es eso la meditación o contemplación, el hombre Budha, despierto aquí, en las sensaciones y el percibir, que es un estado que muchos creen difícil de alcanzar y de la misma forma ven lejana la salud y equilibrio energético. En el camino de la percepción, bien sea por meditación o profunda relajación, nos permitiremos un recorrido de profunda transformación interior. 

Es una travesía por caminos conocidos y desconocidos, pero que ambos de alguna forma nos llevan a reconocernos y a movernos incluso en territorios desconocidos e inhóspitos. En este recorrido pasaremos por diferentes etapas, en unas nos veremos totalmente reflejados, pero en otros seremos unos desconocidos y esto sería en cierta forma lo que hacemos y no entendemos, o el sentirnos en un momento determinado que no somos parte de un grupo o haber perdido el sentido de la pertenencia a la familia, a la tribu de origen. 

Gautama Buda, no expresaba estas experiencias supremas en términos de belleza y fluidez, sino de algún modo, como el sentido de la vida ordinaria. Aunque digas que se trata de una belleza más elevada, sigue implicando algo de terrenal y de sublime. Cuando no entendemos algo racionalmente, con la lógica, nos sentimos desorientados, y luego todo lo que no puede expresarse nos asecha. 

Fuera de tu ser solo existe lo conocido y lo desconocido, lo que hoy conocemos, ayer era desconocido, solo es cuestión de tiempo, de indagar, de aventurarse, y desde el conocerse y el percibir, cualquier objetivo se acercara a lo siempre posible. Lo que interesa es la experiencia y la forma de expresarla depende de ti… Permítete Ser y Sentir.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook y Twitter.