Equilibrio Fisco-Emocional. Descodificación del Lenguaje Corporal. Parte II

Archivo

El costado derecho del cuerpo es controlado por el lado izquierdo del cerebro, esta parte tanto en hombres como en mujeres, representa la naturaleza masculina, intelectual, agresiva y fuerte. Es con la que nos enfrentamos en la cotidianidad, con la practicidad, la autoritaria, la expansiva, lógica y racional, también la parte fuerte del trabajo. 

En la medicina tradicional china es conocida como Yang y es la que mas sobresale y la que más se expresa, manifiesta y utiliza. En el mundo de las relaciones y en el plano interno muestra nuestro masculino y tendrá una relación con las figuras masculinas de nuestra vida, tales como el padre, pareja, hijos. 

En los hombres se observara el manejo de la competencia y la masculinidad y en las mujeres cuando está muy marcado, tendrán que hacer un trabajo con la feminidad.

El costado izquierdo está regido por el cerebro derecho y representa el femenino, aquí estará lo creativo, artístico y cualidades como la delicadeza, la irracionalidad, la receptividad lo intuitivo, todo lo relacionado con el mundo interno. En la medicina tradicional china es conocida como Yin y es una parte que en la actualidad se presenta con grandes dificultades para expresarla. 

En los hombres esta parte en conflicto se manifestará en temas como el cuidado y protección, en su incapacidad o el no permitirse llorar o dar consuelo, ellos no lo entienden porque su cerebro emana esa información, también manifiestan conflictos a la hora de recibir, dar amor en su expresión sutil y dificultad para expresar toda su carga emocional. En la mujer puede presentar cierta confusión a la hora de expresar toda su feminidad o como satisfacer todos los requerimientos de mujer. 

En ambos casos estará relacionado con la madre, pareja e hijas. Y si hago referencia en el momento del embarazo, que es algo que queda grabado en la memoria celular, es importante tener en cuenta lo que muchas veces sucede y es que una madre que se ocupa del alma y de las necesidades individuales, entonces la criatura aprenderá esto en su vida intrauterina, la criatura aprenderá a confiar en la sabiduría, en la inteligencia y en la nutrición, del padre aprenderá que la vida le otorga poder, fuerza y sostén. Lo ideal es que ambas energías Yin y Yang estén en el momento del nacimiento, porque la madre estará vulnerable y el padre aportará la fuerza. 

El bebé necesita de la mamá para empujar y atravesar y salir al mundo y del padre como apoyo y confianza al recibirlo, esto repercute en el niño y en el niño interno del adulto como aceptación que es de suma importancia en todas las actividades a realizar a lo largo de su vida.

 Terapeuta de Equilibrio Físico-Emocional Zoraida Grimán Twitter: @zoraidagriman Instagram: @zoraidagriman Web: zoraidagriman.com