Valenzuela: Enfermedades que se creían erradicadas siguen afectando a la población

GV

La doctora Patricia Valenzuela, miembro de la Sociedad Venezolana de Infectología, en entrevista para Noticias Globovisión Salud, indicó que existen varias enfermedades que, a pesar de considerarse erradicadas del país, siguen afectando a una parte de la población entre ellas el paludismo y la tuberculosis.

Sobre la tuberculosis, la entrevistada indicó que se trata de una enfermedad infecciosa que es principalmente transmitida por el contacto entre una persona y los fluidos corporales de otra infectada, a través de la saliva en vasos, por ejemplo, o por vía aérea. 

Valenzuela explicó que la produce una microbacteria de crecimiento lento. Una vez que esta entra al cuerpo, viaja a la vía respiratoria, y es ahí donde se desarrolla el proceso infeccioso. El paciente puede presentar fiebre vespertina, cansancio, pérdida de peso, y tiende a deteriorarse de manera general.

En cuanto al tratamiento, dijo que la enfermedad es curable mediante antibióticos. Normalmente el tratamiento dura seis meses  dos de primera fase y cuatro de otra. Si el paciente cumple con su las indicaciones rigurosamente, sanará por completo, pero si es inconstante o irregular, la microbacteria se hará resistente y ahí se presentan las complicaciones, e, incluso, la muerte. El tratamiento en Venezuela es completamente gratuito. 

Paludismo

Con respecto a esta afección indicó que es causada por la picadura del mosquito Anopheles y que este sigue siendo un problema al sur del país. Manifestó que el problema persiste por las mismas razones del dengue y el zika: no hay control del vector. 

"Mientras no se elimine el Anopheles y se permita la tala y deforestación indiscriminada, aumentarán los casos".

Explicó que la infección producida por el parásito tras la picadura del mosquito busca adentrarse en los glóbulos rojos, para reproducirse ahí y destruirlo, lo que produce anemia y fiebre. 

Entre las características más resaltantes de los pacientes, se encuentran la palidez, el cansancio y la coloración amarillenta en piel. Si no es diagnosticado a tiempo puede complicarse, o el paciente podría fallecer.