En claves | "Marea de tormenta", la verdadera amenaza de los huracanes

EFE

El factor que siempre se toma en cuenta en relación a un huracán es la velocidad del viento, pero en ciudades como Naples, Fort Myers y Tampa, ubicadas en la costa oeste de Florida, se ha hecho evidente que la alerta se presenta por la "marea de tormenta" que se puede producir por el paso del huracán, lo que sería un aumento repentino del nivel del mar que cae como una pared de agua sobre la costa.

La marea provocada por el huracán podrían alcanzar los 4,5 metros de altura en el extremo suroeste de Florida, dependiendo de la configuración del litoral, informó el Servicio Meteorológico de Estados Unidos (NWS).

Fuertes vientos

A diferencia de lo que algunos piensan, la marea no crece por las fuertes lluvias que acompañan al huracán, sino por los fuertes vientos que hacen que el nivel del mar se eleve de forma anormal ante la depresión.

"Se trata de un aumento anormal del agua generado por una tormenta, mayor que las mareas astronómicas previsibles", afirmó la Administración Océanica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos.

Grave peligro

El ascenso del agua se produce mucho antes de que el huracán toque tierra, lo que acorta el tiempo para la evacuación de la población.

La mayor parte de las 1.800 muertes causadas por el huracán Katrina que asoló Luisiana en 2005 fueron atribuidas a este fenómeno, según la NOAA.

Empujadas por el viento, las olas pueden desplazarse decenas de kilómetros tierra adentro, inundando rápidamente los hogares, las carreteras y ahogando a automovilistas atrapados en sus vehículos por el abrupto aumento del nivel del agua.

El peso del agua también puede demoler infraestructuras demasiado frágiles para soportar esa fuerza.

Factores importantes

La intensidad de la marea de tormenta se define por varios factores, tales como la fuerza del huracán, su velocidad de progresión, su tamaño, su ángulo de aproximación a las costas y el nivel de la marea astronómica.

También se debe tener en cuenta la configuración del litoral, la presencia de una bahía o un estuario que drenen el agua hacia el interior.

"Una pendiente suave puede producir una marea mayor que una costa empinada", señala la NOAA.

Incluso si Irma finalmente golpea el oeste de Florida, ambos lados de la península experimentarán una marea de tormenta.

En el caso de un huracán de categoría 4, el agua podría llegar hasta a 11 km tierra adentro en la costa oeste, ubicada sobre una ancha plataforma continental plana.

En Miami Beach, en la costa este, la profundidad de la meseta es más pronunciada, lo que podría limitar la marea a 2,50 metros.

Mareas más frecuentes

El fenómeno podría amplificarse en las próximas décadas por el aumento del nivel del mar y el calentamiento de los océanos causado por el cambio climático.

Varios estudios han estimado que estas mareas de tormenta se harán más frecuentes y más mortales a medida que el planeta se caliente.