El verano de amor

Archivo

En agosto de 1967, hace cincuenta años, nace en San Francisco en Estados Unidos, el “Movimiento Hippie”, una poderosa protesta contracultural, libertaria y pacifista, que habría de tener incluso todavía impacto mundial. El llamado “Verano del Amor” fue una profecía autocumplida porque los medios de comunicación habían anunciado que la ciudad sería invadida por adolescentes tal como ocurrió en el barrio de Haight-Ashbury, donde se concentraron más de setenta y cinco mil activistas del amor libre, el consumo de drogas con fin recreativo y la paz. En esa época, en las orillas del Pacífico, ya estaban hartos de ver llegar ataúdes de la guerra vietnamita.

Comenzaba de esta manera una fuerte impugnación contra la sociedad de consumo, mientras las canciones de Joan Báez y los temas de Los Beatles desafiaban las costumbres tradicionales desatando una enorme marejada cultural que habría de envolver al poco tiempo a millones de jóvenes de todos los continentes. El “Movimiento Hippie” marcó una etapa importante en la historia del siglo XX y aún se conservan secuelas de aquellos jóvenes que con su aparente desencanto desafiaban los vientos de la “Guerra Fría”.

“El Verano del Amor” de 1967, se hizo sentir de alguna manera un año después en el conocido “Mayo Francés” de 1968, ya como protesta de carácter político y también en las acciones en otros países contra la discriminación racial y por el cese de la “Guerra de Vietnam”. Cincuenta años después, aún se conserva como un valioso legado de aquella gesta de rebeldía, la música “pop” que fue una forma de expresión de una insurgencia que nació en las calles de San Francisco y terminó por contaminar buena parte del planeta.