El único que no se equivocó fue Trump

Donald Trump
Donald Trump - CNN

No veo tragedia en el tema Trump; uno de los dos tenía que ganar y ganó; el punto es que nadie quería llegar al “llegadero”, pero hoy termina la “insomnia presidencial” y nada pasará.

Si el candidato Republicano hubiera sido cualquier otro, Hillary no habría tenido ningún chance, ella, no supo leer la realidad; ella representaba un brindis al pasado, a pesar de ello, ganó en el voto popular, pero no le dieron los números. ¡Qué sistema más duro!

Trump se pintó como era, luchó en contra del “establishment”, dijo lo que pensaba y su poca cultura política jugó impensablemente a su favor, pero entendió mejor a la gente y la interpretó más eficazmente que la prensa. Ojo: no se si trata del triunfo de la anti –política.

Trump se dedicó a la caza del voto aislado y a despertar un resentimiento peligroso que, aunque no se reconozca, existe en el americano promedio: ese que hoy quiere ser escuchado.

Dato importante es el 69% de voto blanco es un record, lo que significa que la clase obrera y media blanca es un target a trabajar.

Trump debe dejar de lado su excentricidad; tiene que entender que hay que gobernar y que eso no es juego. El sexo debe ser solo para los ratos libres y en estricta intimidad con su esposa. Al aterrizar en la casa blanca se dará cuenta de lo imposible que se hará ejecutar la mayoría de sus promesas.

Trump se enfrenta a un país y a un partido dividido y, en el Congreso, su principal oposición será su misma gente.

Al final del día toda la basura de la campaña será removida; en USA no hay esa revancha, pero si hubiera algo que investigar -más que los correos de la Clinton-, debería ser, si la “equivocación” de los encuestadores y los periodistas es un hecho aislado, o una moderna manera de “asesinato de cuarta generación”.

En una reciente entrevista sobre política, el director, guionista, actor, músico, dramaturgo, humorista y escritor estadounidense, Woody Allen, al no haber entendido la pregunta que le fuera formulada, contestó con la siguiente pregunta: ¿Eso que usted plantea, es bueno o malo para los judíos? Haciendo una pequeña analogía, dejo para la reflexión mi propia interrogante: ¿Este resultado electoral es bueno o malo para nosotros, los venezolanos?