El Tocuyo, nuestra ciudad más antigua tierra adentro

Archivo

En los últimos años circula la información de que la fecha de la fundación de El Tocuyo es el primero de noviembre de 1545, según documentos manuscritos inéditos encontrados por el intelectual e investigador venezolano José Rafael Lovera en la British Library de Londres.

Según referencia de la historiadora Ermila de Veracochea, los datos provienen del cronista italiano Galeoto Cey, quien supuestamente acompañó a Juan de Carvajal en la fundación de la Ciudad Madre y lo cuenta en su relación “Viaje y Descripción de las Indias” (1539-1553) donde señala que el arribo fue “en la vigilia del día de todos los santos”.

La historia siempre contada dice que salvo haber nacido en 1513, de Carvajal sólo se sabe que llegó a la Provincia de Venezuela como procurador general, cuando los Welser de Augsburgo arribaron a Santa Ana de Coro sobre 1529.

El año anterior, por deudas de la corona, el rey Carlos I de España concedió a los banqueros alemanes parte de la Provincia de Venezuela para exploración del territorio, la pacificación, evangelización y protección de los indígenas y fundar tres ciudades y su poblamiento.

Carvajal aprecia las precarias condiciones en que vivían los soldados españoles y sus familias y amparado en la falsa cédula de gobernador, sustituyó a Felipe von Hutten a quien daban por muerto. En aventura Carvajal se llevó a la mayoría de las familias residentes en Coro y tras cuatro meses por ríos y montañas llegaron a un hermoso valle donde el 7 de diciembre de 1545, fundó a Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción de El Tocuyo, hace 471 años, nuestra mas antigua ciudad tierra adentro.

De regreso de una larga expedición von Hutten pasa por El Tocuyo, se entera su sustitución y quiere regresar la gente a Coro. Los alemanes desarman a Carvajal y se llevan las armas y las bestias. Ofendido, el español sale con unos soldados y al caer la tarde los alcanzan. De nuevo discuten y entre insultos y amenazas Carvajal pierde los estribos y enojado ordena decapitar a von Hutten, a Bartolomé Welser y tres españoles más del escuadrón de los alemanes.

Carvajal regresa a El Tocuyo mientras la noticia llega a la Real Audiencia de Santo Domingo. Mes y medio después lo arrestaban las fuerzas del juez Juan Pérez de Tolosa.

En parcializado y rápido juicio de residencia celebrado al día siguiente, Carvajal alega el ajusticiamiento en defensa de los maltratos a los corianos, del pueblo recién fundado y por la prosperidad de la gente procedente de Coro sumida en la pobreza por la interesada política de los Welser.

Carvajal estaba perdido, la familia de los decapitados eran amigos personales del rey Carlos I. Oídas sus declaraciones y enjuiciado, el 16 de septiembre de 1546 el juez Pérez de Tolosa, lo sentenció " a que sea sacado de la cárcel pública donde está, atado a la cola de un caballo, e por la plaza de este asiento sea llevado arrastrando asta la picota e horca, e allí sea colgado del pescuezo con una soga de esparto o de cáñamo". Murió de 33 años.