El niño lindo amaneció en su pesebre para recibir cariño de los venezolanos y bendecir sus hogares

Cada región tiene sus tradiciones para "consentir" al niño
Cada región tiene sus tradiciones para "consentir" al niño - Referencial

¡El Salvador ha nacido una vez más! Rodeado de pastores con sus rebaños de ovejas, entre animales silvestres: sus padres María y José, la mula y el buey  en un humilde pesebre a las afueras de Belén. La llegada del niño lindo, llena de alegría a miles de hogares en todo el mundo que reviven la escena de la Natividad cada diciembre. 

El pesebre convertido en un punto de unión y encuentro, se transforma  en epicentro de las bendiciones que emanan del nacimiento del hijo de Dios. En Venezuela de la mano de nuestro Folklore, imaginamos al niño Jesús como un muchachito de nuestras tierras.  

 "Tendría los ojos negritos/ quien sabe si aguarapados/ y la cara tosatadita/ del sol de por estos lados". 

¿Por qué se celebra la navidad el 25 de diciembre? 

La fecha del nacimiento de Jesús no se especifica en la Biblia. Sin embargo, algunos estudios en torno al evangelio de San Lucas, fijaron  el momento de la anunciación un 25 de marzo, cuando el ángel Gabriel, pronunció ante la Virgen María aquel: "Bendito es el fruto de tu vientre". 

Pasarían 9 meses desde que el Espíritu Santo descendió sobre la joven, hasta el día en que hoy, celebramos la navidad, reseñó el portal Aleteia

"Vamos a Belén/ dicen los pastores/ que ha nacido un niño cubierto de flores". 

(Lea también: Cronicario: Los conciertos navideños de Morella Muñoz sonaban encantadores

Una fiesta para el niño 

En cada rincón de Venezuela se alaba al niño Dios con diferentes manifestaciones culturales, donde los participantes rebosantes de entusiasmo: lo visten, le cantan y pasean por sus comunidades.

Desde el primero de enero los hogares andinos celebran sus "paraduras", congregándose en sus casas entre rezos y aguinaldos.  

Durante el encuentro se designan padrinos  para el niño Foto: Fundación Polar 

Los elegidos son cuatro: dos para transportar la figura de la Virgen y San José y un segundo par para la figura de su hijo, que han de llevarlos por toda la casa y sus alrededores envueltos en un pañuelo blanco. Terminado el paseo, la figura del niño Jesús se pone de pie, pues ya puede caminar. 

 También se reza un rosario donde las oraciones pueden cantarse acompañada de maracas, guitarras y violines. La festividad se vive al son de los villancicos, especialmente el célebre: "dulce Jesús mío".    

“Dulce Jesús mío/mi niño adorado/ ven a nuestras almas/ ven no tardes tanto".

Igualmente se acostumbra a "robar al niño", que posteriormente será buscado y encontrado por los asistentes a la paradura. Esta parte de la tradición, conmemora  la pérdida y hallazgo de un Jesús de 12 años  en el templo de Jerusalén

Dicen los cultores que la "paradura del niño" surgió en la época de la colonia, a partir de una tradición introducida por San Francisco de Asís para festejar la llegada del Mesías a la Tierra. Este clima de fervor  jocoso suele extenderse hasta el 2 de febrero, cuando la iglesia celebra el Día de la Candelaria. 

(Lea también: ¡En Navidad se comerán hallacas venezolanas en todo el planeta!)

Pesebres que respiran

Otra tradición que no puede faltar son los monumentales Nacimientos Vivientes, donde personas de todas las edades: niños y adultos se caracterizan como los personajes del relato de la Natividad, que nos lleva de vuelta al pesebre de Belén.      

En los "Pesebres que respiran se une el fervor y la teatralidad" Fotos: Fundación Polar 

 El Nacimiento viviente, es destacado por sus impulsores como una oportunidad de inculcarles a los más pequeños "el verdadero significado de la navidad",en torno a los valores espirituales y la unión familiar, por encima del consumismo que impera en la versión moderna de las fiestas. 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a+Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.