El mamón: Una exquisitez saludable y beneficiosa

Referencia

Durante todo el año, especialmente entre los meses de marzo y agosto, la naturaleza regala a los venezolanos y habitantes del Caribe un delicioso, refrescante y dulce producto. Se trata del mamón, esa pequeña fruta de exterior verde, interior amarillento o naranja y suave textura, que ha sido dulce golosina natural de estas tierras.

Autóctonos y silvestres, los mamones se han dado desde hace siglos en Venezuela, Colombia y Guyana, de igual forma,los viajes de pobladores indígenas dentro del territorio centroamericano y suramericano en la época precolombina lograron diseminarlo hacia esas zonas donde actualmente se le conoce como mamoncillo, talpa, maco, quenepa, limoncillos o huaya, entre otros.

(Lea tambiénV Festival de Teatro Rosa llega del 15 al 26 de agosto en homenaje a Román Chalbaud)

El mamón crece en racimos; para comerlo, es preciso despojarlo de su cáscara, abriéndolo en dos. La pulpa que rodea a la única semilla en su interior se caracteriza por su aspecto y textura resbaladiza, lo que, aunado a su tamaño -parecido al de una metra o canica-, no la hacen recomendable para ser ingerida por los pequeños de la casa.

Sin embargo esta no es la única forma de disfrutar de esta fuente de propiedades y beneficios nutricionales y terapéuticos.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.