El Grupo Folklórico “Barquisimeto” cumple medio siglo ofrendando a San Antonio

Elis Ramírez/Juan José Peralta

El próximo miércoles 13 de junio, Día de San Antonio de Padua, además de la celebración al fraile, orador y teólogo Doctor de la Iglesia Católica de prédica proverbial y patrón de los sones de negros, el Grupo Folklórico “Barquisimeto” celebra cincuenta años de feliz celebratorio desde su fundación en 1968, tiempo en que además de darle la vuelta al país con su danza y su música, tuvo dos reinas del folklore en sus filas.

Así lo indicó su director y miembro Fundador José Antonio “Toño” Páez al contar que fue iniciativa del experimentado bailarín larense Marco Tulio Colmenárez, quien venía de la reconocida Agrupación Venezolana de Danzas Nacionalistas de Yolanda Moreno y de regreso a Barquisimeto fundó en la Casa Sindical su propio grupo Danzas “Terepaima”, donde impartía enseñanzas a niños desde muy temprana edad hasta jóvenes.

Además de tamunangue, Colmenárez enseñaba distintos bailes y manifestaciones populares, consiguiendo en “Chichito” Durán al primer director del grupo por su experiencia heredada por tradición familiar quien los acompañó hasta 1971, mientras el grupo aprendía, se desarrollaba y crecía.

Momento de emoción fue en 1975 cuando una de sus integrantes, la bella catira Yadira Rodríguez (con quien bailé el año pasado) obtuvo el reinado y la representación del entonces Distrito Iribarren por “su impactante ejecución de los instrumentos musicales y en el baile del tamunangue”, como cuenta el cultor Pedro Álvarez, uno de los fundadores del grupo en su libro “Origen y Reseña del Tamunangue o Sones de Negros”, donde además la resalta como “una de las mejores bailadoras de tamunangue de todos los tiempos”. Y sigue siendo la reina, como ha señalado otro de los integrantes, Carlos Romero.

Yadira Rodríguez no fue la única reina del Grupo Folklórico “Barquisimeto”, porque tres años más tarde le correspondió repetir la hazaña a Ana Iris Sequera –hoy médico egresada de la gloriosa Universidad Centro Occidental “Lisandro Alvarado” y con post grados– también reina por sus dotes de bailadora estupenda y la ejecución de los instrumentos, exigencias severas para aspirar al reinado.

Yadira y Ana Iris siguen bailando con su ímpetu, elegancia y donaire de siempre y enseñando a la tercera generación de bailarines, porque uno de los detalles más resaltantes de la agrupación es que se ha multiplicado en hijos y nietos, además de sumar a otros integrantes vecinos al Callejón 24 entre calle 21y avenida “Andrés Bello”, donde se instalaron como parte esencial de ese vecindario alegre. Otras damas, lista larga de enumerar, se destacan en el grupo donde aportan también el brillo y elegancia de sus danzas.

La parte musical reúne a un grupo calificado de ejecutantes de los variados instrumentos del tamunangue, su batería de cordófonos y la percusión, con voces afinadas y ordenadas en los dúos con que se cantan los sones, las plegarias y las oraciones, bajo la dirección del experimentado Ruperto “Tico” Páez, integrante del grupo de música regional “Carota, Ñema y Tajá”, donde además de cuatrista de pulida y diestra ejecución ha sido primera voz de alto vuelo.

El cumpleaños será este miércoles 13 de junio próximo y la celebración se ha programado para el domingo 24 de junio, aniversario de la Batalla de Carabobo y Día de San Juan Bautista, con las bendiciones de ambos santos en una gran fiesta popular en el acostumbrado espacio del callejón.

Habrá tradicionales entregas del bendecido Pan de San Antonio y el mondongo gustoso para lo cual desde ya están recibiendo apoyos y colaboraciones de los acostumbrados mecenas como Miguel Jaime y otros que este año por el cincuentenario aportarán generosas contribuciones para la fiesta popular de alto significado por haber llegado al medio cupón de haberse creado y paseado por el país al tamunangue a San Antonio, declarado Patrimonio Cultural de la Nación por el Ministerio para la Cultura en 2015.