El contacto con la naturaleza reduce la agresividad y genera confianza

Archivo / Referencial

El contacto con la naturaleza produce muchos beneficios para los seres humanos. Entre ellos, mejora la salud, fomenta la atención, reduce la agresividad y genera confianza.

Estos beneficios han sido ampliamente reconocidos por diversos especialistas, quienes coinciden que un ambiente sano y seguro, contribuye al desarrollo de una sociedad más justa y equilibrada, proveyendo las condiciones necesarias para construir la felicidad.

Dada la importancia de este tema, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidió que la celebración del Día Mundial del Ambiente de 2017, pautada este 5 de junio, abordará justamente la importancia de promover una mejor conexión de las personas con la naturaleza, animándolas para que pasen más tiempo al aire libre, en especial en ambientes libres de contaminación, con una buena densidad de árboles.

En mi caso, suelo hacerlo con frecuencia, admirando la belleza de la creación y analizando cada detalle que, muchas veces, perdemos de vista por la velocidad con la cual solemos vivir.

Por todo lo anterior, es importante que mantengamos nuestras áreas verdes en buen estado. Asimismo, es vital asegurar que las áreas protegidas sean preservadas siguiendo estrictos criterios técnicos, ajustados a los objetivos de cada una, sea un Parque Nacional, un Monumento Natural, o un Refugio de Fauna Silvestre, entre tantas otras categorías de protección.

Los seres humanos formamos parte de la naturaleza, no solo por el estrecho vínculo que existe con sus procesos ecológicos esenciales, sino también por sus fenómenos evolutivos.

Es bien sabido que los humanos necesitamos el contacto directo con el sol, el aire puro, y hasta los olores y colores que se desprenden de la naturaleza. Por ello existen decenas de deportes y actividades al aire libre, que nos conectan con la esencia de la vida en todas sus formas.

El Día Mundial del Ambiente nos brinda la oportunidad de sensibilizar e informar a la ciudadanía en torno a la importancia de nuestro ambiente, impulsando un sentido de responsabilidad individual y colectivo que contribuya a la defensa, conservación y mejoramiento de nuestra naturaleza.