El videojuego "Warcraft" llega a la gran pantalla

Archivo

La adaptación al cine del videojuego "Warcraft", que se estrena hoy en España, busca ser el punto de inflexión que inicie una tendencia de alta rentabilidad para estas películas, tras los buenos datos de "Angry Birds" y a la espera de "Assassin's Creed", que llegará a los cines en diciembre.

Hollywood mira con interés a los videojuegos como nuevo filón de historias, aunque con recelo por el moderado éxito de los que han dado hasta ahora el salto a la gran pantalla.

Sin embargo, las críticas no han sido muy benevolentes con "Warcraft", una película con un elevado presupuesto de 160 millones de dólares y al que estiman una recaudación de 25 millones en su primer fin de semana en Estados Unidos, donde se estrena el día 10.

Comparando con las películas más de moda en estos momentos, las de superhéroes, la última entrega de X-Men consiguió 65 millones de dólares solo en EE.UU. en su primer fin de semana en salas, cifra que se elevó a 223 millones en el caso de "Captain America: Civil War".

Unas cifras que palidecen respecto a las que maneja la industria de los videjuegos -con unas estimaciones de ingresos globales de 107.000 millones para 2017, según los datos del Global Games Market Report-.

"Call of Duty: Blcks Ops II" recaudó 500 millones de dólares en un solo día, con 7,5 millones de unidades facturadas, y "Grand Theft Auto V" estableció el récord en 800 millones en 24 horas con 11,21 millones de copias vendidas.

En el caso de "Warcraft", con una historia que recuerda a "Game of Thrones", las cifras son diferentes porque se juega en línea, aunque es uno de los más populares de la última década y alcanzó en 2010 los 12 millones de usuarios regulares.

La película, dirigida por Duncan Jones -hijo de David Bowie y responsable de películas de bajo presupuesto como "Moon" o "Source Code"-, podría ser sin embargo un enorme fracaso comercial para los estudios Universal, si se confirman las pesimistas previsiones.