Dos vacunas experimentales contra el ébola muestran potencial

Dos vacunas experimentales contra el ébola se mostraron promisorias en un ensayo clínico, informan investigadores.

Las vacunas provocaron una respuesta inmunitaria y fueron bien toleradas por las personas en un ensayo en fase 2 realizado en Liberia, uno de los países de África occidental que fueron muy afectados por el brote de ébola de 2014.

El estudio fue patrocinado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU.

Los investigadores habían planificado seguir evaluando las vacunas en un ensayo más amplio en fase 3 con 28,000 personas, pero el plan se abandonó porque el declive en los nuevos casos de ébola hizo que el estudio de mayor tamaño resultara imposible.

El ensayo en fase 2 evaluó la vacuna cAd3-EBOZ, que usa un virus del resfriado derivado del chimpancé para administrar material viral genético del ébola. El ensayo también evaluó la vacuna rVSV-ZEBOV, que utiliza el virus de la estomatitis vesicular (relacionado con el virus de la rabia) para portar el material genético del ébola.

El ensayo incluyó a 1,500 personas a partir de los 18 años de edad sin antecedentes reportados de ébola, y se llevó a cabo a principios de 2015. Los participantes, divididos en grupos de 500 personas, recibieron una de las dos vacunas o una inyección de solución salina.

Un mes después de recibir la vacuna, se detectaron anticuerpos mensurables contra el ébola en un 87 por ciento de los que recibieron la vacuna cAd3-EBOZ, y en un 94 por ciento de las 500 personas que recibieron la vacuna rVSV-ZEBOV, señalaron los investigadores.

Los hallazgos fueron presentados el martes por el investigador coprincipal, Fatorma Bolay, director del Instituto Liberiano de Investigación Biomédica, en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas, en Boston.