Don Quijote más vigente que nunca

Referencial

Después de 400 años Don Quijote y Cervantes siguen más vigentes, siendo sin duda alguna, la obra y el mito de mayor trascendencia de la creación literaria de todos los tiempos.

No sé si Cervantes anticipó los tiempos actuales de nuestro país, pero alguna inspiración divina seguramente si.

El mensaje de Cervantes trasciende y en su contexto esta nuestra actualidad, pues el arte de gobernar se ha pervertido con la corrupción, el asalto a los valores esenciales, la ineficiencia, la falta de visión y liderazgo. Nuestro sistema ha fracasado y sumerge a los normales a una confusión y desesperanza.

En recuerdo de ese inmortal autor, paso a citar parte del “Decálogo de Don Quijote a Sancho Panza para gobernar”, sin desperdicios: “Sancho: los oficios y grandes cargos no son otra cosa sino un golfo profundo de confusiones; Has de temer a Dios porque en el temerle está la sabiduría; Has de poner los ojos en quien eres, procurando conocerte a ti mismo, que es el más difícil conocimiento que puede imaginarse; Del conocerte saldrá el no hincharte. Préciate más de ser humilde virtuoso, que pecador soberbio; No hay para que tener envidia a príncipes y señores, porque la sangre se hereda, pero la virtud vale por sí sola lo que la sangre no vale; Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia que las informaciones del rico. Procura descubrir la verdad; Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia; Cuando te sucediere juzgar algún pleito de algún enemigo tuyo, aparta las mientes de su injuria y ponlas en la verdad del caso. No te ciegue la pasión propia en la causa ajena”.

Nosotros no escogemos nuestros nombres, tampoco a nuestros padres, mucho menos el lugar donde nacimos; a pesar de Cervantes, si yo tuviera que volver a nacer, pudiendo escoger, sin duda alguna Venezuela seria mi elección.

En los días de un sistema fracasado, con políticos que solo miran para sí, con la miseria desborda, ante un sistema de justicia injusto y o con récord mundial en corrupción, si tiramos del mensaje de Cervantes, haciendo antes una breve pausa, podemos apreciar, ciertamente, cuán mal estamos, pero también visualizar hacia dónde realmente, queremos ir.