Descubre cuanta agua debes tomar para mantenerte hidratado

Referencial

Con las energías al máximo, hombres y mujeres de todas las edades se ejercitan con máquinas, caminan durante varias horas y moldean así brazos y las piernas. El calor corporal aumenta mientras los músculos logran definición y las calorías se reducen a cero. El resultado es satisfactorio: todo se logra dejando la ropa empapada de sudor.

Sigue un paso más: hidratarse durante la realización de los ejercicios. “Ingerir agua durante el entrenamiento, tanto como posteriormente, equivale a mantener el organismo en niveles óptimos para continuar la actividad física sin alterar sus funciones -aconseja el entrenador Martín Pereira-. Toda la fortaleza orgánica depende de ello”.

Especialistas recomiendan tomar en cuenta los siguientes factores:

1) Las personas con más grasa tienen menos agua en su cuerpo (55-59%) y los deportistas presentan niveles elevados (60-65%) con hidratación normal.

2) Las necesidades de líquidos y sales minerales dependen fundamentalmente de la edad, el estado fisiológico y las condiciones ambientales.

(Lea también: En Claves | Esto es lo que pasa cuando dejas de fumar)

3) La hiperhidratación puede ser peligrosa: puede llevar a un exceso de sodio en sangre que puede provocar edema cerebral o insuficiencia respiratoria.

4) Al hacer un ejercicio extenuante, el agua que pierde a través del sudor puede oscilar entre medio litro y dos litros por hora, así que necesita reponer los fluidos y sales que pierde.

5) Cada persona es distinta. Algunos sudan más que otros y algunos pierden más sales en el sudor. Debido a esta variación individual, no es posible hacer un cálculo exacto de cuánto debe beber durante una sesión. En general, debería oscilar entre 120 y 150 ml de líquidos fríos cada 10 ó 15 minutos (líquidos más fríos porque suelen ser más agradables y ayudan a bajar la temperatura corporal).

6) No esperes hasta tener sed. Bebe antes de empezar, durante y después del ejercicio.