Curacao a la vanguardia en temporada alta

La  isla caribeña recibió a los temporadistas en una de las épocas más atractivas del año, para ofrecerles una diversidad de propuestas aptas para distintos tipos de público, según sus edades y necesidades.

Con 444 kilómetros cuadrados de extensión, Curacao es un país que se ha caracterizado por ofrecer a sus visitantes un abanico de opciones para garantizarles diversión, relax, cultura, deportes, vida nocturna y gastronomía, desde que llegan y hasta que se van.

Semana Santa no ha sido la excepción y -como cada año- miles de temporadistas arribaron a esta isla en búsqueda de esos tesoros que los curazoleños cuidan con tanto recelo, como lo son sus playas. 

Entre públicas y privadas, las opciones son extensas y capaces de complacer incluso hasta los gustos más exigentes: Kenepa, Mambo Beach, Cas Abao, Knip, Klein, Port Marie y Jan Thiel, entre otras, son continuamente las favoritas por sus aguas cristalinas y blanca arena de coral.

Los deportes también son parte vital en esta isla, siendo el Golf, el buceo, el windsurf y la pesca, algunos de los más practicados en diversas zonas; aunado a otras actividades que siempre tienen una alta demanda, como lo son el buceo y el -muy de moda- Stand Up Paddle.

Otras actividades que demostraron ser un continuo atractivo, como los paseos en jeeps, las excursiones por el casco histórico, las visitas a las cuevas, los museos y por supuesto, a las iglesias (que recibieron a cientos de creyentes visitantes y locales); se hicieron presentes en la hermosa isla caribeña que, como cada año, cumplió y superó las expectativas de sus turistas en esta temporada de Semana Santa 2017.