Corea del Sur, Japón y EEUU acordaron aumentar la presión contra norcorea por ensayos nucleares

Kim Jong-un

Los Ejecutivos de Japón, Corea del Sur y Estados Unidos acordaron este lunes aumentar la presión sobre Corea del Norte por la sexta prueba atómica llevada a cabo el domingo en su territorio, la más importante hasta ahora.

Los presidentes surcoreano y estadounidense, Moon Jae-in y Donald Trump, y el primer ministro nipón, Shinzo Abe, han intensificado sus contactos telefónicos en las últimas horas para sacar adelante un nuevo paquete de sanciones en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, antes de la reunión de urgencia que este organismo celebra hoy.

Moon reclama aplicar "un nivel máximo de sanciones y de presión" sobre Pyongyang, según informó la oficina presidencial de Seúl, mientras que Tokio y Washington apuestan por imponer un embargo total de petróleo sobre Corea del Norte, dijeron fuentes gubernamentales niponas.

Tanto Moon como Abe señalaron a Beijing, principal aliado y socio comercial de Corea del Norte que también ha condenado con firmeza su nuevo ensayo atómico, y le reclamaron que aproveche su proximidad a Pyongyang para tratar de empujarla a la desnuclearización, además de pedir a Rusia que apoye también una nueva ronda de sanciones.

(Lea también: ONU se reunirá este lunes por ensayo nuclear norcoreano)

Seúl, por su parte, hizo una demostración de fuerza mediante maniobras con fuego real en las que ensayó ataques aéreos y con misiles balísticos a la base nuclear norcoreana de Punggye-ri, donde han tenido lugar los seis ensayos atómicos del país vecino.

Los aliados planean además el despliegue de uno de los portaaviones nucleares de EEUU en aguas próximas a la península de Corea, a lo que se uniría el envío de bombarderos estratégicos, señaló hoy Seúl después de que el jefe del Pentágono, James Mattis, prometiera que habrá una "gran respuesta militar" ante "cualquier amenaza" de Corea del Norte.