CIV: Un trabajador con sueldo mínimo no puede adquirir una vivienda en Venezuela

 Carlos González Contreras
Carlos González Contreras - Referencial

Durante su participación en el programa "Criterios", el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela (CIV), Carlos González Contreras, aseguró que "lamentablemente" un trabajador que gane sueldo mínimo no tiene posibilidad de adquirir una vivienda en el país.

A propósito de esto, explicó que con los precios reales del mercado muy pocas personas tienen acceso, ya que el calculo en bolívares de la misma es muy alto y variable (...). "En nuestro país, una vivienda modesta de 70 metros cuadrados, tiene el costo de 50 mil dólares y para que una persona opte por el máximo crédito de la Banca Nacional (8 millones 6 mil bolívares), debe ganar alrededor de 230 mil bolívares y esto lo gana solo el 2% de la población".

En este sentido, González explicó que existen "unos problemas de pobreza generalizada en la población. Hace 30 años, un maestro de escuela podría ahorrar lo suficiente para comprar un vehículo de agencia y podría pagar una vivienda módica, ahora es casi imposible".

"Es falso que han construido un millón de viviendas"

El presidente de la CIV aseguró que con "certeza" desde su institución desmiente que se haya construido un millón de viviendas de la Gran Misión Vivienda Venezuela (Gmvv), auspiciada por el Gobierno Nacional.

"En este proyecto no hay transparencia, hay muchas contradicciones entre lo que dice el ministro y lo que dice el Banco Central de Venezuela. Con seguridad puedo decir que se han construido alrededor de 70 o 80 mil viviendas por año", dijo.

De igual manera, desmintió que todas las viviendas construida por la Gmvv se estén cayendo, por lo contrario indicó que la mayoría se encuentra en buenas condiciones.

Rechazó alquileres en dólares

González, aseveró que la CIV, ha sido firme en rechazar el alquiler en dólares, "no se puede caer en eso, hay una Ley que penaliza eso, sabemos que el bolívar está muy devaluado, pero hay que cumplir".

Para el presidente de la CIV, mientras no sea reformada la Ley para la Regularización y Control de los Arrendamientos, no van incrementar los mismos, ya que mucha gente tiene miedo, por el hecho que ésta prohibe el desalojo.