Ciudad Juárez erigió estatua de bronce en honor al Papa Francisco

EFE

La mexicana Ciudad Juárez, una de las urbes más peligrosas del mundo, conmemoró este jueves el primer aniversario de la histórica visita del Papa Francisco erigiendo una estatua en honor del pontífice argentino presentada como la mayor del mundo.

La obra, de 4,8 metros de altura y 1,1 toneladas de peso, fue instalada en uno de los lugares más emblemáticos de la visita que Francisco realizó el 17 de febrero de 2016 a esta ciudad del norte de México, situada en la frontera con Estados Unidos frente a la texana El Paso.

"Rebasa todos los sueños de cualquier escultor. Fue una oportunidad muy importante para mí hacer la escultura más grande del mundo y que no hayan traído a gente de fuera" dijo Pedro Francisco Rodríguez Delgado, artista juarense que realizó la monumental estatua de bronce.

Situada sobre una base de dos metros de altura, la obra, costeada por un grupo de empresarios locales, puede ser vista desde ambos lados de la frontera.

Representado con el tradicional hábito blanco, la cabeza descubierta y una paloma blanca sobre la mano izquierda alzada, un sonriente Jorge Mario Bergoglio fue erigido en el lugar donde un año antes ofició una misa a la que acudieron 473.000 personas procedentes de todo México y de estados fronterizos de Estados Unidos.

"Es muy importante que la mano apunte hacia la frontera entre Juárez y El Paso", explicó el escultor, "porque en su discurso el papa habló mucho de la unidad de las fronteras, y que no deberían existir más barreras".

El obispo de Juárez, José Guadalupe Torres Campos, que siguió el proceso de creación desde su inicio, celebró un recuerdo palpable de la visita de Francisco a una de las ciudades de Latinoamérica más sacudidas por la violencia.

"Esto va a ser un símbolo de paz para la comunidad juarense, es un recordatorio de su mensaje de paz de unión, de amor y de trabajo y respeto entre todos", afirmó.

Las autoridades esperan que unas 10.000 personas acudan el viernes para la inauguración oficial de la obra, acompañada de una misa.