Chiquinquirá Delgado y su hija María Elena Dávila son dúo dinámico

Instagram

Chiquinquirá Delgado y su hija María Elena Dávila parecen hermanas, pero tienen una relación de madre e hija entrañable. 

La presentadora venezolana de 43 años y su hija, la actriz de 24 años, se mantienen en contacto constante. Aunque Dávila está ahora en Los Angeles asistiendo a castings para series y películas en inglés, y Delgado graba en Florida sus segmentos para HSN, no dejan de llamarse. Carlota, de 6 años, la hermana menor de María Elena también la llama a todas horas.

“Carlota me llama por Facetime todo el tiempo. La amo. Carlota es el amor de mi vida. Es muy cómico porque Carlota me ama como se aman a las hermanas y así tenga una diferencia de 18 años conmigo, ella pelea conmigo como si yo tuviese cinco años como ella”, cuenta risueña la actriz.


La joven artista —quien es hija del actor y cantante Guillermo Dávila— las visita a menudo en Miami, y confiesa que disfruta pasar tiempo con su hermanita. “Vamos al parque, pintamos, estamos comprando una mascota para Carlota o estamos en la piscina o en el kayak con Carlota. Todo gira alrededor de Carlota”, bromea. También le echa flores a Delgado como mamá. “Siempre está pendiente de la niña, de llevarla al colegio, de hacerla sentir que su opinión vale", cuenta sobre su hermanita.

La actriz dice sentirse orgullosa de venir de un matriarcado. "Somos mi mamá, mi abuela, mi hermana, mis tías. Siento que tengo una red de apoyo de puras mujeres que me ayudan no sólo con sus consejos sino con sus ejemplos de cómo llevan sus vidas", afirma.


Dávila no descarta algún día colaborar con la presentadora, actriz y empresaria en algún proyecto frente a las cámaras. "Ella hace tantas cosas al mismo tiempo. No sé como lo hace", concluye sobre su madre.