Carlos Cruz Diez: El artista es un enemigo del sistema, porque es un innovador

Referencial

El embajador del arte venezolano en Panamá, Carlos Cruz Diez, afirmó este domingo que el artista es un enemigo natural del sistema porque es un innovador y amante de la libertad.

"Los primeros que se dan cuenta del fracaso socialista en la Unión Soviética fueron los artistas y se fueron a Europa, y del fascismo tampoco queda nada, ni el arte (...) Si es un régimen socialista dictatorial un artista no puede estar ahí porque no va a permitir nada que esté fuera del sistema y el artista es un enemigo del sistema porque es un innovador, el arte es la libertad y la libertad es una noción".

La aseveración fue hecha por el artista venezolano de 93 años, durante una entrevista concedida al programa "Embajadas & Embajadores", donde además confesó que se siente un privilegiado en todos los sentidos por el afecto de la gente.

Dijo estar satisfecho porque esta nueva generación está más abierta al entendimiento del arte, pues aseguró que en su tiempo sentía que estaba viviendo en una sociedad de ciegos.

"Estoy muy satisfecho, antes yo me sentía como si viviera en un mundo de ciegas y mira lo que está sucediendo, hoy en día las nuevas generaciones ven, el arte nos enseña, la literatura nos enseña a descubrir, porque uno siempre va al límite del conocimiento".

Aseguró que Venezuela es un país de pintores, pues es donde mayor desarrollo ha habido en cuanto a ideas y rupturas.

"Cada país tiene su característica y Venezuela es un país de pintura, no es que no se vean literatos sino que ha habido más desarrollo de idea y de ruptura en la pintura que en otros artes. En Colombia y Perú son más de literatura".

Sin embargo Cruz Diez, advirtió que "en el arte lo que hay que elaborar es un discurso, una plataforma que te permita decir muchas cosas, las ideas solas no sirven tiene que ser un concepto, algo más extenso que las cosas tengan sentido".

En este contexto, indicó que no le gusta mucho la palabra cinética, pues considera que dicha palabra no define el análisis que los artistas han hecho en el arte.

"El arte siempre fue contemplativo y uno lo convierte en participativo; es decir, que la persona no solo lo ve sino que participa del arte, lo interpreta y eso nunca había sucedido (...) Yo pongo una parte y lo que sucede con el espectador, el que lo recibe, no se adónde va a parar".

Instó a los artistas venezolanos a no limitarse en fronteras, y que salgan a desarrollar sus dotes artísticos. 

"Yo me fui a españa en 1955 para prepararme y luego irme a París, pero me dio un ataque de patriotismo y me vine, expresé mis ideas porque aquí se pueden hacer muchas cosas en París ya está todo hecho, y lo que me dijeron fue: Muy interesante lo llamamos la semana que viene. Bueno, todavía estoy esperando y por eso me volví a ir en 1960 a París", relató el artista.