Canciller de Ecuador viaja a cita entre países miembros y no miembros de OPEP

Agencias

El canciller de Ecuador, Guillaume Long, viajó a Viena (Austria), donde este sábado participará en una reunión de ministros de países miembros y no miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para tratar sobre los recortes de producción de crudo acordados en noviembre.

La cita forma parte de las reuniones que el 30 de noviembre tuvieron como resultado un acuerdo para reducir la producción del crudo en 1,2 millones de barriles por día (mbd), desde enero y durante un periodo de seis meses renovable por otros seis, informó este viernes la Cancillería ecuatoriana en un comunicado.

El ministro ecuatoriano, antes de partir hacia Viena, calificó de "avance significativo" el recorte decidido en noviembre y comentó que el objetivo del encuentro de este fin de semana "con los principales países no miembros de la OPEP, incluyendo a Rusia", es "consolidar este importante acuerdo".

La economía ecuatoriana sufre en la actualidad dificultades que el Gobierno atribuye a factores externos, entre los que señala la caída del precio del petróleo (uno de sus principales rubros de exportación) en los mercados internacionales.

En contexto

El pacto entra en vigor el 1 de enero de 2017 pero está supeditado a que los países "No-OPEP" también bajen su oferta, en al menos 0,6 mbd.

Sobre todo Arabia Saudí, el mayor exportador mundial de "oro negro", exige la participación del principal productor, Rusia, cabeza de serie de los "No-OPEP".

En rueda de prensa tras la conferencia del 30 de noviembre, el presidente de turno de la OPEP, el catarí Bin Saleh Al-Sada, aseguró que Moscú había prometido que contribuiría con 300.000 bd a la reducción, por lo que al respecto se espera tan solo la confirmación oficial de este compromiso.

También Kazajistán y Azerbaiyán han mostrado en intensas negociaciones durante las semanas y meses pasados su disposición a participar, ya sea reduciendo o congelando su bombeo.

Otros aportes menores podrían provenir de Omán, México o Sudán.

El objetivo es reducir el exceso de suministros que ha causado un desplome de los precios del barril desde mediados de 2014, cuando se situaban a más de 100 dólares, hasta menos de 30 dólares en enero pasado.

El anuncio del recorte por parte de la OPEP tras la reunión de noviembre ha impulsado al alza los "petroprecios" hasta niveles que no se veían en año y medio, por encima de la barrera psicológica de los 50 dólares.