Brasil: Constituyente agravará el impasse institucional que paraliza a Venezuela

Cortesía

El Gobierno de Brasil emitió un comunicado este domingo en el que rechaza la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela y asegura que "agravará el impasse institucional que paraliza" al país.

"La iniciativa del Gobierno Nicolas Maduro viola el derecho a sufragio universal, viola el principio de la soberanía popular y confirma la ruptura del orden constitucional en Venezuela", apunta el texto.

Brasil exhorta al Gobierno de Nicolás Maduro a suspender la instalación de la Constituyente, a retomar el diálogo y emprender un camino de transición política pacífica.

A continuación, el texto íntegro:

El gobierno brasileño lamenta profundamente la decisión del gobierno de Venezuela de rechazar las peticiones de la comunidad internacional sobre la cancelación de la convocatoria de una Asamblea Constituyente en los términos definidos por el Ejecutivo. La iniciativa del Gobierno Nicolas Maduro viola el derecho a sufragio universal, viola el principio de la soberanía popular y confirma la ruptura del orden constitucional en Venezuela.

Venezuela dispone de una Asamblea Nacional legítimamente elegida. La nueva Asamblea Constituyente formaría un orden constitucional paralelo, no reconocido por la población, agravando aún más el impasse institucional que paraliza a Venezuela.

El gobierno brasileño manifiesta su grave preocupación por la escalada de la violencia frente al crecimiento de la crisis, agravada por el avance del gobierno sobre las instancias institucionales democráticas aún vigentes en el país y por la ausencia de horizontes políticos para el conflicto.

El gobierno brasileño condena el cercenamiento del derecho constitucional a la libre manifestación y repudia la violenta represión por parte de las fuerzas del Estado y de grupos paramilitares, como la que ocurrió a lo largo del día de hoy.

Ante la gravedad del momento histórico por el que pasa Venezuela, Brasil insta a las autoridades venezolanas a suspender la instalación de la Asamblea Constituyente y a abrir un canal efectivo de entendimiento y diálogo con la sociedad venezolana, con vistas a pavimentar el camino hacia una transición política pacífica y restablecer el orden democrático, la independencia de los poderes y el respeto de los derechos humanos.