Botiquería y Fundación Tierra viva invitan a disfrutar de vacaciones con menos plástico

El impacto ambiental generado por los desechos sólidos sigue siendo causa de muerte de más de 250 especies de animales incluyendo tortugas y ballenas, al tiempo que afecta la economía y calidad de vida de las poblaciones. Por ello, La Fundación Tierra Viva y Botiquería consolidan su programa de sensibilización con vistas a minimizar el uso del plástico durante las vacaciones, período en el que se registran altos índices de contaminación por desechos sólidos.

El 2017 fue designado por las Naciones Unidas como El Año Internacional del Turismo Sustentable para el Desarrollo, una excelente oportunidad para ser ambientalmente más conscientes durante una de las épocas del año en la que se generan más desechos.

La presencia de basura en las zonas turísticas y de recreación es un desincentivo para los visitantes, lo que se traduce en pérdida de ingresos y empleos en el sector, destaca el biólogo Alejandro Luy, gerente general de la Fundación Tierra Viva. 

Este impacto puede ser bastante significativo en aquellas zonas donde la economía local depende en gran medida del turismo. Y a la baja afluencia de visitantes se suma el costo que implica la limpieza de estas áreas para las autoridades. 

A escala mundial, las pérdidas anuales en turismo a causa de la basura superan los 620 millones de dólares, según cifras de la ONU. Y es que muchos de los turistas no se preocupan y tiran la basura en las playas, parques o parajes naturales, contaminando la tierra y el agua a su alrededor. 

(Lea también: Soluciones: Importancia de usar la bicicleta para evitar la contaminación ambiental)

El plástico en forma de botellas, tapas, pitillos, bolsas y empaques de comida es -junto a las colillas de cigarrillo- el material más recolectado en las jornadas de limpieza de playas, en parte porque no se degrada con facilidad. Algunos cálculos señalan que hay hasta 245.000 toneladas de plástico en el mar y cada año llegan otros ocho millones de toneladas.

Desde 2012 Botiquería y Tierra Viva trabajan conjuntamente en programas de educación ambiental, y a propósito de las vacaciones sugieren sencillas medidas para reducir el impacto negativo en los sitios a visitar:

1. No olvide en casa su bolsa ecológica, es una forma de no contribuir con la contaminación por bolsas plásticas.
2. Emplee cestas o bolsos de tela para llevar las viandas.
3. Lleve la comida y la bebida en envases reusables, sustituyendo las botellas plásticas por termos.
4. Prefiera los vasos y cubiertos reusables y las servilletas de tela. Evite implementos de plástico o anime.
5. Si va a beber de un vaso, no necesita pitillo. Existe una campaña a nivel mundial para reducir su uso por ser altamente contaminantes.
6. No bote el chicle en cualquier parte, él también está hecho de plástico.
7. Lleve bolsas plásticas para colocar la basura que genere durante el viaje y en el lugar de destino, pero no la deje en el sitio, bótela en un basurero o llévela a casa para disponer de ella apropiadamente.

Botiquería es una red compuesta por más de un centenar de farmacias a nivel nacional, con una personalidad innovadora, popular, amigable y sencilla. Por su parte, Fundación Tierra Viva es una ONG sin fines de lucro que promueve programas de desarrollo sustentable. 

Una parte importante de la alianza entre Botiquería y Fundación Tierra Viva es ofrecer a los ciudadanos recomendaciones y sugerencias para que puedan emprender acciones en su comunidad para garantizar un saneamiento ambiental que le permitirá resguardar su salud y la de los vecinos de la cuadra.