Andrés Eloy Blanco

El pasado 6 de agosto recordamos el 122 aniversario del natalicio de Andrés Eloy Blanco.

En la Venezuela polarizada de este tiempo tan complejo, resulta sorprendente encontrarse con la unánime exaltación de un hombre que si bien a decir del PSUV, en su web, fue “uno de los poetas más importantes de la historia contemporánea…” inspirada su obra “por la justicia social y racial” no se conformó con “Píntame Angelitos Negros”, “El Canto a España”, “Giraluna y el Mar” y tanto más sino que en palabras del también excepcional Rómulo Gallegos entregó su existencia por entero a “lo positivo nacional”.

David Morales Bello afirmó alguna vez que Andrés Eloy Blanco “cultivó tres amores en forma permanente: su madre, el mar y el pueblo” y ese amor al pueblo lo hizo activista por la democracia y la libertad, padeciendo la cárcel y el destierro.

Muy joven se enfrentó a la dictadura de Juan Vicente Gómez y desde las páginas clandestinas de “El Imparcial” cuestionó valientemente a la tiranía que le llevó prisionero a La Rotunda y al Castillo Libertador donde padeció pesados grilletes que no impidieron continuar con su fecunda creación literaria. De los seis años terribles de presidio son “Barco de Piedra”, “Malvina recobrada” y “La Juanbimbada” así como “Palabreo de la loca Luz Caraballo”, “Palabreo de la recluta” y su “Soneto de la rima pobre”.

Muerte Gómez, es designado presidente Eleazar López Contreras que al reclamo popular inició un tímido proceso de apertura entre cuyas señales emblemáticas destacó el cierre de los penales políticos; en el de Puerto Cabello correspondió a Andrés Eloy Blanco pronunciar el discurso en el acto donde se arrojaron al mar los grilletes que usaban los presos políticos, afirmando: “Hemos echado al mar los grillos de los pies. Ahora vayamos a las escuelas a quitarle a nuestro pueblo los grillos de la cabeza, porque la ignorancia es el camino de la tiranía. Hemos echado al mar los grillos. Y maldito el hombre que intente fabricarlos de nuevo y poner una argolla en la carne de un hijo de Venezuela”.

Fundó junto a Rómulo Betancourt primero al Partido Democrático Nacional (PDN) y después Acción Democrática (AD) siendo de los oradores en el primer mitin del Partido del Pueblo en su fecha inaugural el 13 de septiembre de 1941.

Cuatro años más tarde derrocado Isaías Medina Angarita, Andrés Eloy Blanco fue coprotagonista de una verdadera revolución que hizo posible el primer régimen democrático en la historia republicana de Venezuela.

Tras elecciones libres, universales, directas y secretas, Andrés Eloy Blanco se convertió en Diputado a la Asamblea Nacional Constituyente la que preside en 1947. Según el dirigente oficialista Fernando Soto Rojas esa Asamblea aprobó “la constitución más democrática que tuvo Venezuela hasta entonces” agregando que Andrés Eloy Blanco “jugó un papel realmente importante pronunciando discursos extraordinarios en la Constituyente, y también con su verbo, su ironía y su poesía, que llenaron de amor patrio a los jóvenes de aquella época”.

Electo Rómulo Gallegos presidente, Andrés Eloy Blanco ocupó el Ministerio de Relaciones Exteriores en cuyo ejercicio lo encontró la militarada de Noviembre de 1948, siendo aventado al exilio donde murió finalmente.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.