Amar sin sobre proteger: El reto de la crianza

Diario La Prensa

Los especialistas Alicia Núñez, psicóloga y psicoterapeuta infantil, y Oscar Misle, terapeuta familiar y orientador, coinciden en que la sobreprotección es una conducta de padres que son inseguros, como consecuencia de su crianza, quienes trasmiten esos miedos a los hijos.

Núñez especificó que es importante no confundirse la conexión emocional con los hijos con la sobre protección. La segunda implica trasmitir los miedos de los hijos, quienes incorporan esos temores a su propia vida.

Por su parte Misle señaló que es un acto de amor efectuado inadecuadamente, no conveniente. "Es la necesidad de proteger sin saber ponerle límites a esa protección", enfatizó.

Según Nuñez las señales de que se es un padre sobre protector son: No dejar ninguna tipo de espacio al niño para experimentar, temor de cualquier acción que el niño ejerza de manera independiente. Asimismo, Misle indicó que en los niños los indicios de sobreprotección son: problemas de socialización con sus pares, se convierten en víctima de acoso escolar. En general su desenvolvimiento social será un indicativo de sobre protección.

Igualmente, Misle enumeró las consecuencias de la sobre protección. "Una persona sobreprotegida no ha podido descubrir sus capacidades potencialidades y posibilidades. Tendrá problemas para la toma de decisiones, estará muy atento a la oponían de terceros e incluso llega a somatizar a través de angustias y patologías físicas".

Ambos especialista señalaron que es muy importante de acuerdo con cada etapa en la vida de los hijos permitirles experimentar. Para llegar a adultos independientes se debe permitir la toma de decisiones, escuchar sus opiniones, es decir permitir que en el corto plazo decida para capacitarlo para el largo plazo.